Descubriendo América (XII) – Andante del Concierto para piano y orquesta nº4 de Beethoven

Lo malo de las joyas es que deslumbran, o sea, que ciegan. El nº 21 de Mozart para piano y su popular Andante oscurecen a su grandísimo 20. Y el Adagio del quinto de Beethoven con su mágico momento de transición al allegro es mucho más nombrado que el Andante de su cuarto. Es curioso que sean dos obras inmediatamente anteriores a las que se llevan la fama las que carden tanta lana. Puede que influyan los subtítulos, un Emperador siempre vende mejor que un cuarto a secas, aunque éste sea “el mejor concierto para piano creado jamás”, Josep Olivé dixit.

Naturalmente, y a pesar de traerlo con la colección de Américas, a pocos aficionados habrá que descubrirles el increíble Andante del Concierto para piano y orquesta nº 4 de Beethoven. Pero una de las características de las obras maestras es que siempre parecen nuevas, y la mágica y profunda emoción que suscita esta genialidad de Beethoven renace nueva cada vez que se escucha, especialmente si se puede hacer en interpretaciones tan sentidas como esta de Ashkenazy con la LSO bajo la batuta de Bernard Haitink. Orfeo implorando ante las desdeñosas Furias, Jesús ante Pilatos, Beethoven ante su destino, la súplica más afligida ante el más severo poder, esos brevísimamente eternos seis minutos son una de las cumbres de la historia de la música. Sin detenernos en las toses y en la escasa calidad del sonido, descubramos una vez más este Everest de los conciertos para piano.

Acerca de José Luis

Las apariencias engañan... o no.
Esta entrada fue publicada en Romanticismo y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a Descubriendo América (XII) – Andante del Concierto para piano y orquesta nº4 de Beethoven

  1. Josep Olivé dijo:

    No soy amigo de establecer podios en música, pero hay obras en las que uno no tiene más remedio que decirlo y proclamarlo: el cuarto es el meta-concierto para piano, y este andante metafísica pura. Y es que debemos valorar no solo su increible belleza, la de todo el concierto, desde su primera nota hasta la última, ese andante, esos temas enlazados del primer moviento con su desarrollo hiriente y lamentoso en su especie de trio central, sino el diálogo milagroso, juguetón y subjugante con la cuerda en el rondo final, con un fragmento de violoncellos obligados realmente de otro mundo. Ya digo, no solo es eso. Es la novedad, realmente atrevida y desconcertante para el público de esa época, de que sea el piano quien exponga, lacónicamente, el tema introductorio. Un hallazgo. Y qué decir del andante que nos traes, un diálogo entre fuerzas antagonistas, primero una muy superior a la otra, pero hay que escuchar como es el piano el que, poco a poco va alzando la voz, se esta haciendo respetar, y concluye al final con su último alegato, ya como vencedor magnánimo. Es un diálogo sin igual, con sus lamentaciones, con sus preguntas, con sas respuestas, con sus silencios, esos silencios que hablan por sí solos, música pura, en estado puro. Y estaba ya sordo. Increíble…y emocionante. Mucho.

    • José Luis dijo:

      Te coje por la boca del estómago y ya no te suelta. Si durase mucho más sería matador, creo que estuvo muy listo Beethoven haciéndolo tan breve. Por cierto Perianes no tocará los cinco el mismo día; 2,3 y 4 uno y 1 y 5 el otro.

      • Josep Olivé dijo:

        Mucho mejor así, donde va a parar! Los tres primeros un mismo día ya es mucho, per los cinco…buf… Mi propuesta? Tres días: 1 con el 3, el 2 con el 4, y el tercer día un obertura con el 5. Coherencia programática garantizada. Con perdón.🙂

  2. timamót dijo:

    Molt bé de portar aquest Andante del Concert nº 4 de Beethoven a la secció. És un concert magnífic. Com ho és també el comentari del “Musikexpertin” Josep Olivé.
    No se m’ha esborrat la versió que vam sentir aquest any a l’Auditori a Rudolf Buchbinder al mateix temps que dirigia l’orquestra. (Es pot trobar al youtube tocant-lo i dirigint la Filhàrmonica de Viena. La versió és d’una gran pulcritud.

    • José Luis dijo:

      Aquí tindrem els cinc per Perianes a l’Octubre, amb Lopez Cobos dirigint, que no és moque de pave. Ja recordava el que vau dir de Buchbinder, no vaig valorar posar el seu perquè no hi ha youtube del Andante sol

  3. luisarrio dijo:

    Suscribo el entusiasmo y la fascinación por este movimiento (y por el concierto al completo). Más allá de la narrativa (que las hay para todos los gustos y cada uno tendrá la suya), lo que verdaderamente me asombra del Andante es la capacidad que tiene para atrapar al oyente desde la primera nota. Una vez que lo has empezado a escuchar no lo puedes dejar.

    Y es que me parece muy difícil sustraerse al hechizo que produce el primer tema introducido por las cuerdas (en tonalidad menor), de carácter amenazante y sombrío. Este comienzo tiene la admirable virtud de ponernos en guardia (como si augurara una inminente tragedia). Después, el magnífico contraste de la respuesta del piano, con acordes pausados y soñadores (en tonalidad mayor), nos animan a seguir escuchando -quizá porque encierran la esperanza de que aún no todo está perdido-. A continuación, el diálogo entre el piano y las cuerdas, con el espléndido desarrollo melódico del piano. Y, finalmente, el aparente triunfo de la voluntad sobre la adversidad, del temperamento sobre el temor. En definitiva, la música como una lección de actitud ante la vida. El arte como catarsis.

    • Josep Olivé dijo:

      …”…la música como una lección de actitud ante la vida…”… Esta frase ya esta anotada en rojo en mi cuaderno de notas… Gracias!

      • luisarrio dijo:

        Esa frase puede aplicarse a muchos compositores (no se si a todos) pero, desde luego, en el caso de Beethoven creo que encarna de forma muy precisa su manera de entender la música. Un saludo!

    • José Luis dijo:

      Me está gustando el sistema. Yo pongo el tema y vosotros lo explicais. Ideal, en serio.🙂

      Es verdad, Los tres primeros acordes del piano ya son para dejarte clavado. Otra cosa que me impresiona es la fuerza, originalidad y modernidad de esa especie de sublevación del final. Menudo crack era el Beethoven este😀

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s