El niño muerto

El niño muertoSe trata de una foto de 1847. Un padre posa ante la cámara con su hijo muerto en los brazos (según una costumbre generalizada en aquel tiempo). El periodista habla de necrofilia, pero la expresión del pobre hombre es horrorizada y feroz, como si hubiese sido obligado a posar ante la cámara, lo mismo que en las dependencias policiales. Su mano oscura, deforme, como una raíz que acabara de ser arrancada de la tierra, sujeta el torso del niño, que reposa en su regazo inmenso, como si estuviera dormido. Los ojos del hombre están sometidos a una tensión extrema, y su rostro, tosco, primario, expresa una profunda desesperación. Ves el desarrollo de la escena. Le han hecho sentarse en una banqueta frente a la cámara, y después de asearle le han puesto el niñito en los brazos (primorosamente vestido). Pero hay algo en su mirada que traspasa ese tiempo, que va más allá de ese ritual atroz. Una intensidad cegadora, terrible, que te alcanza al abrir las páginas de la revista, como si fueras tú su único destinatario en la sucesión de las noches y de los días.
Gustavo Martín Garzo – El cuarto de al lado
Purcell – Music for the Funeral of Queen Mary: Thou Knowest, Lord and March. The Choir of Clare College, Cambridge.Timothy Brown.

Acerca de José Luis

Las apariencias engañan... o no.
Esta entrada fue publicada en Varios y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

16 respuestas a El niño muerto

  1. Mina Barrado dijo:

    Hay costumbres absolutamente absurdas. Brindo por los inconformistas que luchan por abolirlas y mueven las conciencias hacia el cambio.

    La foto y su descripción, impresionantes.

    Besos!

    • José Luis dijo:

      No venía en el libro, y cuando trataba de encontrar algo apropiado para el texto, dí con la foto de que sin duda habla. No pensé mucho en el significado de esa costumbre, suponiendo que, en aquella época, sería para muchos la única foto del difunto, y quizá del familiar. Y puede que también porque la muerte (y los hijos) se veian de forma distinta. Algo de eso dicen en esta página sobre la “fotografía post-mortem” que he localizado ahora, aunque no sé si te vendrá muy de gusto…

      https://101room.wordpress.com/2006/03/21/introduccion-a-la-fotografia-post-mortem/

      “Los finales de la fotografía post mortem (entendida ésta como un recurso familiar para no olvidar a los fallecidos) llegaron a mediados del siglo XX, con la popularización general de las cámaras fotográficas modernas, que permitieron fotografiar a la gente en vida realizando actividades normales.”

  2. timamót dijo:

    El text emocionant. La foto colpidora.
    En veure el títol em temia la foto dels últims dies.
    I en música creia que posaries els Kindertotenlieder de Mahler. Obra emocionant i que no gosavem escoltar quan teníem els fills petits per una mena, ho reconec, de superstició absurda.

    • José Luis dijo:

      Ja m’ho imaginava que semblaria el tema d’aquests dies, però ha sigut una casualitat; aquests apunts de Martín Garzo els vaig preparar i programar fa temps.

      Els Kindertotenlieder va ser una de les primeres obres de Mahler que vaig conèixer, jo la posava poc per que em feia por i encara ara, em fa molt de respecte. Si el protagonista del text fos el nen, potser hauria posat aquella dels Knaben Wunderhorn del nen que mor de gana, que deixa-la córrer

      Das irdische Leben

      “¡Madre, ay madre! Tengo hambre,
      dame pan, o si no me muero.”
      “Espera, mi amado niño,
      mañana cosecharemos rápido.”

      Y cuando el grano estuvo cosechado,
      gritó el niño de nuevo:
      “¡Madre, ay madre! Tengo hambre,
      dame pan, o si no me muero.”
      “Espera, mi amado niño,
      mañana trillaremos rápido.”

      Y cuando el grano estuvo trillado,
      gritó el niño de nuevo:
      “¡Madre, ay madre! Tengo hambre,
      dame pan, o si no me muero.”
      “Espera, mi amado niño,
      mañana coceremos rápido.”

      Y cuando el grano estuvo cocido,
      yacía el niño en el féretro.

  3. lluisemili dijo:

    Desconeixia el costum. El trobo molt emocionant.
    Quant a la fotografia m’enterneix especialment la ma dreta del pare. Manifesta tota la tendresa que, probablement no sabia expressar donades les convencions de l’època i el lloc.
    El tema de les mans (i els peus dels nens) m’agrada molt. Potser serà un post al Piset

    • José Luis dijo:

      Jo tampoc sabia res, i sembla que era un costum molt estès. No sé si has vist l’enllaç, dóna molta informació.

      Em sembla molt ben vist el que dius de la mà. Esperarem el post, suposo que no serà sobre les ratlles de les mans…🙂 Al llibre, hi ha un altre extracte que té relació amb aquest i que potser t’agradarà

      LO SANTO

      Ves a Golosa en el hospital. Ha recuperado algo la movilidad, pero su brazo izquierdo sigue estando inerte. Se lo coge con la mano derecha y lo levanta con esfuerzo para mostrarte cuánto ha mejorado. Pero luego, durante el resto del tiempo que permaneces allí, su brazo se queda inmóvil sobre el pecho, como olvidado de todos. Antes de marcharte te inclinas y se lo besas cerrando los ojos, como habías hecho con el niñito muerto de la fotografía, como haces a veces con ciertos objetos (el otro día, por ejemplo, cuando Habladora te enseño sus zapatillas nuevas y tú jugando se las llenaste de besos antes de ponérselas) que de pronto te parecen santos.

  4. Josep Olivé dijo:

    Costumbre no convertida en atávica afortunadamente. Plena coincidencia entonces con Mina. Y supongo que el contexto del post abarca a la noticia de la semana, enmarcada sin palabras en nuestras mentes, porque sobran, y de haberlas sonarían vacías e hipócritas. Sólo que en lugar de un padre es un soldado, en lugar de una muerte (muy probablemente) por enfermedad se trata de una muerte por indiferencia e injusticia, y en lugar de una costumbre es una consecuencia de. La foto del post nos explica una costumbre que hoy consideramos ya absurda. En cambio la foto de la semana no puede generar explicación alguna. Es atroz.

  5. Josep Olivé dijo:

    Discrepo JL. El chiste de el Roto esta vez es lamentable y pura demagogia. Insinuar que mostrar la foto es sintoma de querer tapar otras muchas “fotos” me parece lamentable. La lectura puede ser otra. Mostrar la foto sirve para alumbrarnos la conciencia de que hay muchas más “fotos”. Es El Roto quién hace un uso indigno de la foto. Lo siento.

    • José Luis dijo:

      Es evidente que no hemos entendido lo mismo. Cuando se dice que una imagen vale más que mil palabras, no se niega la realidad de las palabras, se afirma la fuerza de la imagen. Es un hecho incuestionable y digno de análisis que la carga emocional de esa foto ha movilizado más conciencias que las noticias que cada dia hablan de miles de niños muertos en todo el mundo, una realidad que nadie cuestiona. La “otra” lectura que propones, no es “la otra”, es precisamente la que subraya esa viñeta: Hay muchos más ahogados que fotos que nos enternezcan. Y, por otro lado, siempre me parece interesante confirmar la vulnerabilidad de nuestras emociones.

      • Josep Olivé dijo:

        La literalidad de las palabras de la viñeta puede entenderse también de la forma que dices, pero me temo que esta sujeta al encendido debate de si era oportuno o no mostrar la fotografía por los medios de comunicación. Viniendo del Roto todo puede ser. Y puede interpretarse perfectamente como un ácido reproche a quién mostraba la fotografía tal cual es, porque así se evitaba mostrar otras cuarenta mil fotos más. Una interpretación perfectamente plausible, y un reproche que se le vuelve contra él, al utilizar mismamente la foto. El Roto, con su habitual radicalidad, muchas veces acierta, y lo aplaudo, y otras desbarra, y me enoja. Cuando una viñeta sugiere cosas tan contrapuestas es que esta mal hecha, o sencillamente es desafortunada.

        • José Luis dijo:

          No me enteré de ese debate, vivo relativamente apartado del mundanal ruido😉 y sin saber nada, ni me había pasado por la cabeza tu crítica. Puede que tengas razón, y la ambigüedad puede ser un defecto, pero si algo no parece El Roto es tonto, y cómo tu mismo dices, no iba a caer él en lo mismo que denuncia De hecho, fuera de su estilo habitual, reproduce muy fielmente la imagen del niño, como los que según tú pretende criticar. El tema, no es para mí mostrar o no la foto, un debate tópico y en este caso muy fuera de lugar, sino en hasta que punto nuestras respuestas dependen de la emoción más que de la razón. Se ha hablado de superficialidad y de hipocresía. En este sentido me gustó mucho un artículo de Manuel Jabois que puedes ver aquí y en el que se lee esto:

          “Se puede ser hipócrita, si la hipocresía consigue mover algo. No hacen falta sentimientos puros ni intenciones delicadas, sólo asegurar el instinto primario que ha sucedido a la muerte de Aylan Kurdi.”

          El chiste de El roto, a mí me sugiere lo mismo.

        • José Luis dijo:

          Por si alguien está siguiendo nuestro apasionante debate y no ha visto el objeto de discusión

          • Josep Olivé dijo:

            Manuel Jabois es de lo mejor que se puede leer en este pais. No lo digo sólo por este artículo, sino porque lo sigo desde hace tiempo y es de los pocos que me puede hacer comprar un periódico, sea cual sea, por muy alejado que este de mis convicciones, con tal de leerlo.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s