Tres grandes conciertos Barrocos

Go for baroqueLa próxima semana, El Ensemble Barroco de la OSCyL reforzado con miembros de Il Giardino armónico, ofrecerá un concierto en el Delibes de Valladolid con “obras que se elegirán de entre los principales conciertos del Barroco, compuestos por genios como Johann Sebastian Bach, Georg Friedrich Händel o Antonio Vivaldi”. Todavía no se han hecho públicas cuales van a ser esas obras. Y si bien es cierto que, sean las que sean “sin duda harán las delicias del público habitual de la OSCyL y de los amantes de ese periodo tan fructífero de la historia de la música culta”, como también se lee en la web del auditorio, también lo es que la indefinición sugiere inmediatamente la pregunta: ¿Qué tres conciertos de Vivaldi, Bach, y Handel te gustan más?

¿Me preguntan a mí? Pues prescindiendo de las habituales y más que justificadas protestas ante preguntas tan originales como esta, diré que no lo tengo nada claro en el caso de Bach, pero sí en los de Vivaldi y Händel, aunque las razones sean más anecdóticas que otra cosa.

De Vivaldi, el Concierto para dos mandolinas, seguramente porque el luminoso Allegro con que empezaba la segunda cara del LP de I musici barrió las telarañas de tantas estaciones de carta de ajuste aquel venturoso y ya lejanísimo día en que apareció en casa.

Vivaldi I Musici Mandolinas

De Handel, el Concierto para órgano en Sol menor nº 5 de la op. 7, y concretamente su Andante, cuyas dos marcadísimas voces me fascinaron en una película premiada por la “Confederación Internacional de cines de arte y ensayo”, seguramente buenísima pero de la que no me enteré de nada, salvo de esa música. Se llamaba, Goto, la isla del amor, de Walerian Borowczyk, según me informo ahora. Tampoco sabía entonces que la organista era la gran Marie-Claire Alain.

Y de Bach, posiblemente el Concierto de Brandenburgo nº 5, especialmente sus Allegros, por el papel del contínuo en el primero, que al concluir su brutal solo provoca uno de esos momentos en que resulta cruel no poder levantarse y aclamar al intérprete, a Bach y a sus respectivas madres, cuando lo tocan como hace Karl Richter en el siguiente video.

y también por el maravilloso ritmo, vitalidad y fuerza de las fugas del segundo, el Allegro final.

-♦-

Acerca de José Luis

Las apariencias engañan... o no.
Esta entrada fue publicada en Barroco y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Tres grandes conciertos Barrocos

  1. josep.olivé dijo:

    Con Bach coincidimos, con la diferencia que son los seis conciertos que a mi me gustan muchísimo todos ellos. Claro, el espectacular solo de clave del quinto es para sacarse el sombrero, y la interpretación de Richter es monstruosa. Curiosa su acentuada articulación de dedos, que no es nada usual en interpretes de clave, más bien al contrario, por no ser tan necesario al ser el clave un instrumento de intensidad sonora uniforme. Y mira por donde coinccidimos en Vivaldi. Sí señor. Pero tiene otros dos conciertos para mandolina (también en versión quitarra) sencillamente maravillosos. Con Handel, señor mio, esto: (pongo un youtube en el que no se vea el instrumento, porque así al oirlo me dirás…claaaaaaaaaro!…🙂 por cierto, el solista es uno de los grandes interpretes españoles de la historia, que tampoco digo, porque también conocerías el instrumento antes de oir su primera nota y decir otra vez…claaaaaaaaro!🙂 …y también podría decirte que hay una versión del mismo en otro instrumento, porque si te lo digo entonces podrias decir otra vez…claaaaaaro!🙂 …es una venganza por lo del concursito de marras de los días 10 del via crucis de cada mes…)

    • josep.olivé dijo:

      No se puede ser malo en esta casa….en letras bien claritas se avanza el contenido…cachis la mar…pero el concierto, a que es precioso?🙂

    • José Luis dijo:

      Xuru que no he leido ni oido nada, pero Handel+gran solista español = carta de ajuste con una XX niçoise (de NiZa, claro). Respecto a la segunda versión, no caia, pero, tal como dices, claro, debe ser esta

      La prefiero a la de arpa, que aburrí por culpa de la tele. (Has visto La naranja mecánica, verdad? Pues lo mismo que le hacen al pájaro aquel con Beethoven)

      Me encanta que coincidas con las mandolinas de Vivaldi, nadie habla de ellas. Y el calificativo que pones a la intyerpretación de Richter, mosntruosa. Me agoto sólo de recordarla.

  2. Pingback: EBNDCD – Permíteme que insista | Ancha es mi casa

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s