Harmonielehre de Adams, el puente

Oakland_Bay_Bridge_Western_Part

Puede que sea la estructura clásica de la composición y de sus movimientos, o las referencias a la conocida y apreciada música de románticos tardíos, Sibelius, Mahler y Wagner (la segunda parte se titula “La herida de Anfortas”…), o el gusto y la inteligencia con que John Adams combinó en ella elementos de corrientes modernas, especialmente del minimalismo de Glass y Reich, pero lo cierto es que su “Estudio de Armonía”, compuesto en 1985, podría ser el puente que mejor expresa la transición entre el antiguo y el nuevo mundo musical, y es por ello inteligible y asequible también para los no iniciados: Tanto, que cualquiera se la puede programar para una sesión doméstica con la misma confianza con que se escoge una sinfonía de Beethoven. Y sin que, como sucede con tantas composiciones de vanguardia, se encuentren a faltar imágenes. Aunque tampoco le vayan mal.

Una estupenda presentación de la obra publicada en “The Guardian” (traducida e ilustrada con fragmentos de la obra, aquí), acaba advirtiendo que escuchar Harmonielehre puede significar para muchos su epifanía con el sinfonismo del siglo XX. Otra muestra, con estos fragmentos que interpretan un grupo de jóvenes músicos en un aparcamiento abandonado de la ciudad de Londres:

En el mismo escrito citado, se citan unas certeras palabras de Adams a propósito de Götterdämmerung: “Las armonías, la inquietud, y siempre migrando a un nuevo centro tonal, moviéndose entre la tensión y la resolución de una extraña manera que constantemente propulsa al oyente hacia adelante … Esto no era sólo música sobre el deseo. Era el deseo en sí. El poder emocional y sensual que poseía era ineludible”. Cualquier wagneriano asentirá ante ese análisis de Adams, y puede que se sienta igualmente atrapado por su propia música. La interpretación que sigue es la de la San Francisco Symphony Orchestra, dirigida por Edo de Waart.

-♦-

P.S. Tras asistir a una mejorable pero memorable interpretación, solo me queda la duda de si Harmonielehre es el puente o el otro lado, y recuerdo lo del caminante y el camino.  No pierdas ni un minuto y empieza a recoger firmas para que la programen en tu auditorio más cercano.

Acerca de José Luis

Las apariencias engañan... o no.
Esta entrada fue publicada en Segunda mitad del Siglo XX y Contemporánea y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Harmonielehre de Adams, el puente

  1. Pingback: Harmonielehre de Adams, el puente | theeuterpemusesite

  2. lluisemili dijo:

    És cert. Acostumats com estem al món de Wagner i Mahler, les dissonances i migracions ja no produeixen desassosec. És un país (o paradís, va a gustos) conegut i per això mateix inofensiu.
    “Y esto es bueno?”. A mi m’agrada però educat a valorar sistemàticament la novetat per desagradable o avorrida que sigui, em produeix mala consciència que m’agradi. Que burro oi?

    • José Luis dijo:

      Educats a posar i posar-nos nota. El que jo sé és que em va agradar molt i que, en directe, té una riquesa orquestral i una força aclaparadora. I em sembla que amb els anys seguirà agradant i es seguirà dient que és molt bona.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s