Descubriendo (y bautizando) América (XIV) – Sonata para piano nº 30 de Beethoven, “Don Quijote”, op. 109

Lo de “Don Quijote” es, naturalmente,  un invento. Y robado. Pero es que no se puede ir por la vida sin nombre; los números son para los presos, para los soldados y para todos los que no van sino que les llevan. Y es seguro que el Andante de la Sonata nº 30 en Mi mayor, op. 109 de Beethoven sería mucho más conocido, y nadie tendría que esperar a una casualidad para descubrirlo si la sonata tuviese nombre. Es mejor arrodillarse para escucharlo.

Richard Osborne, en las notas de la grabación de Maurizio Pollini para Deutsche Gramophon a la que pertenece este audio explica así este Andante y sus variaciones: “Una de las más conmovedoras melodías de Beethoven se va de viaje y retorna luego a su hogar, como el Don Quijote de Cervantes, más sabia e inefablemente sosegada”. El primer y brevísimo movimiento tiene mucho de la vivaz ingenuidad de la infancia, especialmente desde las Escenas de niños de Schumann; el segundo, también muy breve, sugiere el enérgico apasionamiento, el anhelo y la lucha de la juventud. Luego llega el viaje. Don Quijote no sería un mal nombre.

Acerca de José Luis

Las apariencias engañan... o no.
Esta entrada fue publicada en Romanticismo y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Descubriendo (y bautizando) América (XIV) – Sonata para piano nº 30 de Beethoven, “Don Quijote”, op. 109

  1. Josep Olivé dijo:

    Cómo es aquello de…”…se non è vero….”. Ah si, “se non è vero , è ben trovato…”…. Pues eso. Fuente inagotable de esplendorosas perlas pianisticas las 32 sonatas beethovenianas. Como en sus últimos cuartetos, sus últimas sonatas, desde la 28 (op.101, La mayor), son un viaje personal, instrospectivo, conmovedor, alucinante. Lo fué para Beethoven, y lo es para el que las escucha en buenas manos, como las de Pollini, por ejemplo, o Buchbinder, que esta semana nos ha ha deleitado con la Appasionata y la n.10 (op.14, n.2, Sol mayor) en el Palau. El pasado verano me dediqué a repasar una a una toda la integral. Y efectivamente, se trata de un viaje musical impresionante, en la forma, en el fondo, en progresión y deleite musical…y los que somos de Barcelona incluso podemos acabarlo como el ingenioso hidalgo, no de la misma manera, pero si en el mismo lugar, verdad?🙂

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s