Saint-Saëns, sin peros: Cuarto concierto para piano y orquesta

Camille Saint-Saens at the piano

El primero, pero de la segunda división; elegante, pero poco inspirado; pulcro, pero superficial; innovador, pero también reaccionario; sí, pero… Este es Saint-Saëns, el autor del Cuarto concierto para piano y orquesta que ha servido para quesesto del mes, una obra que ejemplifica perfectamente el sentimentalismo odiado por Debussy pero también las dotes orquestadoras que Ravel le admiraba y una originalidad que se manifiesta ya por el hecho de tener tan solo dos movimientos (si bien el primero engloba un andante, con lo que la primera parte del segundo, el Allegro vivace del concurso, puede entenderse como su tercer movimiento). Un concierto que, en su momento, fue tan popular como el segundo, pero que hoy ha sido relegado por el quinto “Egipcio” y se programa bastante menos. Y al que, si es por el placer que ocasiona, no se le puede poner ningún pero. Pero… por animar a su audición completa, inténtese dejar a medias este final del segundo y último movimiento:

Cita Saint Saens

Gracias, Camilo. Es un consuelo.

 

Acerca de José Luis

Las apariencias engañan... o no.
Esta entrada fue publicada en Romanticismo y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s