La Pasión según San Mateo y Gardiner en Barcelona

863-poblacion-de-campos-camino-de-santiago-palencia_big

Como era de esperar, Gardiner y sus huestes han deslumbrado nuevamente en Barcelona con una Pasión según San Mateo interpretada con la doble formación que Bach prescribió y contando con un Evangelista de auténtico lujo, Mark Padmore, que ha narrado con una espectacular e inusual teatralidad la historia de un tonante Cristo (Stefan Loges), tampoco habitual a pesar de su lógica. Y de su mano y de la de Gardiner, que al acabar se han fundido en un abrazo, hemos vivido los variados sentimientos por los que Bach transita en esta monumental obra. Pero como todos somos humanos y distintos, no todo habrá sido igualmente perfecto para todos, y en mi caso, en la primera parte no me ha gustado como ha cantado el bajo el Gerne will ni la segunda intervención del contratenor, al empezar la segunda. Y luego, en la segunda aria de la alto cuyo dulcísimo Erbarme dich había llevado la emoción a su clímax, no sé que es lo que habrá pasado, pero ha sonado rarísima. Esos son mis únicos reparos convencidos a una interpretación tras la que ya puedo morir a gusto, (por lo que respecta a la satisfacción de un viejo deseo; quedan otros, menores pero abundantes), y que me deja con la sensación de que, si bien esta Pasión contiene muchas de las mejores entre las mejores arias y corales de Bach, no estoy tan seguro de que como obra sea tan perfecta, que su construcción sea tan redonda como la de la Pasión según San Juan, o la Misa en Si menor, que me parece su obra más insuperable, y que, por cierto, permite al Coro Monteverdi lucir aún más, no la perfección y belleza de sus voces, sino su capacidad para enviarte a dimensiones desconocidas. De ayer, me quedo con toda la primera parte, en la que, excluyendo la, en todos los sentidos excepcional ira del Sind Blitze del final, domina la emocionante humildad campesina de Bach, la misma belleza de una pequeña ermita románica perdida en el campo, tan deliciosamente presentada por los solistas vocales e instrumentales que dirige Gardiner: Más que otra cosa porque el Erbarme Dich de la segunda parte actúa como una puntilla, y me parece que esta ópera de Bach no progresa hacia un clímax final de forma capaz de mantener la tensión del oyente más agotado como sucede en las de Wagner, y de hecho vuelve al mismo –extraordinario- coral con que empieza. Y no creo que sea posible interpretarla mejor.

Acerca de José Luis

Las apariencias engañan... o no.
Esta entrada fue publicada en Barroco, Comentarios, Sacra y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La Pasión según San Mateo y Gardiner en Barcelona

  1. Josep Olivé dijo:

    Bach/Gardiner/el Monteverdi/Padmore/La pasión según San Mateo…Con este cartel uno sabe que va a tener una sesión de música excelsa. Y claro, las espectativas son tan altas, tan altas, que luego es imposible superarlas. Eso me pasó. Solo un pelín por debajo de lo esperado, imperceptible, pero un pelín, y hace que habiendo sido testigo de una Pasión que difícilmente puede ser superada no saliera también con el convencimiento de que una nueva interpretación con los mismos protagonistas podría ser aún mejor. Senti escalofrios de emoción (el Monteverdi da escalofrios con solo oir sus entradas, sus corales, su sonoridad tan compacta y perfecta, su manera de dramatizar el canto) en la primera parte de la pasión, en el coro inicial, en las primeras intervenciones de los solistas, pero luego pasé a una audición más comtemplativa que emocionada. Perfecta interpretación, impecable, sobre todo en la parte coral, y con ligeros desequilibrios de calidad en la parte de los solistas vocales, sí, pero en la segunda parte no senti lo que senti por ejemplo en la versión de Herrewegue de hace unos años con el Collegium Vocale Gent y la Orchestre des Champs-Elysées, que me dejó casi fuera de este mundo. Y algunas cosas que ponen de mal humor: luces apagadas en la primera parte, cuando es muy importante seguir el relato. Parece mentira que en un Palau de la Música eso no se tenga en cuenta ya desde el principio, dando a entender que los responsables de sala no estan muy por la labor o lo que es más grave, desconocen la obra. Y por otra cómo habrá que explicar que mientras el director alza los brazos de manera bien visible y ostensible nos esta indicando que el silencio también es música! En una obra como esta hay que respetar el silencio final, es muy importante musicalmente y mentalmente para el oyente esa silencio indicativo de que todo ha terminado y nos queda el vacío absoluto. Romperlo con aplausos es un atentado musical y dramático, por muy entusiastas que estos sean.

    • José Luis dijo:

      Bueno, lo de evitar los aplausos precoces es una causa perdida. Habría que repartir un manual de instrucciones a la entrada y nadie se arriesga a tamaño atrevimiento.

      Veo que coincides en la percepción de una segunda parte menos buena, aunque no en la causa. Mejor: Probaremos otra vez 😀

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s