Carlos Flavià, ni actor ni humorista

flavia

Dicen que ha muerto el actor y humorista Carlos Flavià, pero mi querido y viejo amigo no era ni una cosa ni la otra. Le conocí antes de que ingresase en el seminario y de que fuese el manager de la Platería, antes de convertir el Don Chufo en su Nitsa, de traer el Baticano a la calle Borrell y de acabar por hacer en un escenario o ante una cámara de televisión lo mismo que había hecho toda su vida. Porque Carlos Flavià nunca hizo otra cosa distinta que interpretar su propio personaje, y el que actuaba en el teatro o salía en la tele decía lo mismo que cualquiera de sus incontables amigos le había escuchado toda la vida  en la barra de cualquier bar, siempre igual de socarrón y de afectuoso, aunque, a base de ir sumando cornadas, pareciese más ácido y ocultase a veces su rasgo más acusado, su desbordante y bondadoso corazón. Véasele en esta foto con Sisa: Este era Carlos Flavià.

Carles Flavià y Sisa

La última vez que le vi, hará cinco o seis años, me contó que venía de visitar a su amigo Manel Pousa. Iba con una cartera de colegial y parecía cansado, como un chupatintas cualquiera. Iba como no iría nunca ninguno de los fantasmas de los que se reía. La conversación fue breve, pero coincidimos en que estaba muy bien pensado que la vida no fuese eterna: No habría quien lo aguantara. Espero que haya muerto tan bien como vivió, y que descanse en paz.

Flavia-

Acerca de José Luis

Las apariencias engañan... o no.
Esta entrada fue publicada en Sociedad y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s