Concierto grande

O Concerto grosso, que no es un concierto ante una gran audiencia, ni con muchos músicos, ni tiene nada que ver con el tamaño de los instrumentos, faltaría más. Pero tampoco lo de “grande” alude a su solemnidad o duración, ni es un título graciosamente otorgado por el propio autor para su mayor honra y gloria. Resulta que un concerto grosso es “una forma instrumental barroca de origen italiano basada en la contraposición entre un pequeño grupo de solistas (un concertino) y una orquesta completa (el tutti) (también llamado ripieno, pleno), por oposición al solo concerto, en el que un único instrumento solista lleva la línea melódica y es acompañado por la orquesta… Vaya, vaya, lo que sabe la wiki e ignoraba uno, que además se pensaba que el concertino era sólo el jefe de los violinistas, único integrante de la orquesta que puede y debe dar la nota sin ser llamado al orden. Y todo tiene su lógica: Concierto viene de concertar, y cuando no concierta uno sino unos cuantos (pero pocos: concertino), el concierto es grosso.

Leo también que, en el Concerto grosso, los instrumentos solistas emergen de la orquesta en vez de ser enfrentados a ella como sucede en los conciertos clásicos y románticos. Y que otra diferencia más sustancial es que el concertino no comparte con el tutti orquestal sus propias ideas (por lo general más virtuosas), algo que es norma en el concierto romántico. El barroco buscaba el contraste, y además de los saltos en intensidad acústica, sin la transición de crescendos o diminuendos, contrastaba un grupo pequeño con uno grande y un tema con otro.

La forma es atribuida a Stradella, que en una de sus Sonate di viole combinaba así dos grupos de instrumentos. Pero el primer compositor importante en utilizar la denominación fue Corelli en la op.6 a la que pertenece el popular Concerto grosso fatto per la notte de natale en cuyo Adagio interpretado aquí por Voices of Music, podemos observar perfectamente el concertino que forman los dos violines en primera fila y el violoncelo

Corelli fue seguido por otros compositores de la época como Geminiani, cuya famosa Follia es un concerto grosso, y Torelli, Manfredini y Locatelli, que lo emularon también en componer obras navideñas en esta forma musical. Y desde luego, Vivaldi, autor de otro de los grandes, el Concerto Grosso en re menor, una pieza fabulosa cuando se toca como lo hace aquí de la Franz Liszt Chamber Orchestra

Otro nombre asociado de forma ineludible al concerto grosso es el de Haendel, con más de veinte composiciones dedicadas al género, en su mayor parte agrupadas en las opus 3 y 6, aunque se habría ganado el puesto con sólo este Allegro del nº 1 en sol mayor de la op.6, también con dos violines y un violoncelo como solistas, que podemos escuchar ahora en esta deliciosa interpretación de Tafelmusik

Y finalmente, no puede olvidarse a Bach, que no tituló nada como Concerto grosso pero empleó el formato, como puede comprobarse al ver el concertino formado por trompeta, flauta dulce, oboe y violín en el glorioso Allegro assai de su Segundo Concierto de Brandenburgo con que nos regalan aquí los oidos las gloriosas huestes de Karl Ritcher.

-.-

Aunque propio del barroco, el concerto grosso fue recuperado por músicos del siglo XX, desde Bloch, Martinu, y Vaughan Wiliams hasta Penderecki y Glass pasando por Villa-Lobos, Schnittke y otros muchos. Pero aunque siempre mantienen, por ineludible definición, el contraste entre el grupo solista o concertino y un grupo mayor, no todos los compositores están de acuerdo con el origen de la denominación:

Acerca de José Luis

Las apariencias engañan... o no.
Esta entrada fue publicada en Barroco, Clásica, Música. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Concierto grande

  1. Josep Olivé dijo:

    Una exposición digna del célebre Clásicos Populares de Radio Clásica con Fernando Argenta. Mientras leía me recordaba, en espíritu y letra, de ese programa radiofónico. Y es que hay comparaciones que no son nada odiosas.🙂 Gracias!

    • José Luis dijo:

      Es que cuando me quiero acabar de explicar algo que me acabo de medio aprender, me sale la vena didáctica. No hace falta que te diga lo que me halaga la comparación; cuando esté bajo de moral volveré por aquí para releer tu comentario.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s