¿Quién sabe dónde… está la disonancia?

Acorde disonante

Quizás es que haya llovido mucho, y lo que sonaría terriblemente disonante en la época de Mozart ahora solo pueda ser detectado por los profesionales o los oídos muy avezados. El caso es que, a propósito del Andante del Concierto para dos pianos K. 365 (la próxima semana en el Auditorio de Valladolid con Iván Martin y Christian Zacharias), un comentarista de allmusic.com llamado Michael Morrison afirma que en él se halla “uno de los primeros usos de disonancias sorpresa del maduro Mozart, pues aparecen notas inesperadas en arriesgados pasajes de piano” (The movement also offers one of the mature Mozart’s first uses of surprise dissonance, as unexpected notes appear in exposed piano passages.) Y siendo incapaz de localizar tales notas, reclamo la ayuda del distinguido público, advirtiendo que también cabe la posibilidad de que la traducción no sea correcta (ese “exposed”…), o de que el señor Morrison se hallase aún, al escribir eso, bajos los efectos hipnóticos del Andante, algo que no es en absoluto descartable si se tiene en cuenta su inmediata afirmación de que “el movimiento termina bruscamente”, solo comprensible si fue el silencio lo que le despertó abruptamente. Juzguen y afinen, será un placer.

El comentario citado y la interpretación de Daniel Barenboim y Vladimir Ashkenazy con la English Chamber Orchestra, completos, aquí. Y de premio por tanta reiterada paciencia, otro video histórico, no con dos sino con tres leyendas en el piano: Barenboim de nuevo, Andras Schiff y Georges Solti dirigiendo desde el tercer teclado el Concierto para tres pianos K. 242.

Acerca de José Luis

Las apariencias engañan... o no.
Esta entrada fue publicada en Clasicismo, Música y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a ¿Quién sabe dónde… está la disonancia?

  1. Vicicle dijo:

    Más que surprise dissonance como nota extraña y disonante, creo que el autor se refiere a ciertas armonías o acordes inesperados, que mi oreja sitúa en 2:00, 3:24 y 5:56. Vamos, que más que un bache en el paseo ciclista, Mozart nos propone un pequeño desvío inesperado del camino acostumbrado🙂 Porque otra cosa no oigo, la verdad. Lo del termina bruscamente, del señor Morrison, tampoco sé cómo interpretarlo. A ver si se refiere a otro concierto😯

    • José Luis dijo:

      A mi oreja le gusta mucho tu suposición, es verdad que los acordes son algo inesperados (el primero y el tercero, el otro dice que no lo capta). Y a mí me gusta también tu sospecha respecto al señor Morrison, que me hace pensar si no estaré tomando por oro todo lo que reluce, cosa que pasa a menudo en casas como esta.

  2. Josep Olivé dijo:

    Como no sean los acordes a partir de 01:58 y que luego se repiten más tarde…Y lo de que termina abruptamente, pues como que no. Guante de seda, oiga. Y para otro guante de seda que te vas a beneficiar pronto esta misma obra con Zacharias y Ivan Martin. De rechupete!🙂

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s