Atención a la Cuarta, aunque sea par

pares o nones

Si se dice que las sinfonías pares de Beethoven son más ligeras y distendidas que las impares, suele hacerse pensando que ligero es sinónimo de menor. Schumann afirmaba que la Cuarta era “una esbelta doncella griega entre dos gigantes nórdicos” (la Tercera y la Quinta), pero considerándola un buen ejemplo también de la genialidad de Beethoven.

La verdad es que ninguna de las pares podría sustituir a la Tercera, a la Quinta, a la Séptima o a la Novena, que nombrarlas juntas pensando en ellas ya da vértigo. Y es cierto que entre esas compañeras, las pares son menores. Pero sólo entre ellas, en una innecesaria competencia. A Berlioz le gustaba tanto el segundo movimiento de la Cuarta que sostuvo que era obra del arcángel Miguel y no de ningún humano. A Schumann, uno de los primeros admiradores de esa sinfonía, le hizo gracia la inquieta y tozuda presencia del acompañamiento de la melodía en el Adagio, “un verdadero Falstaff, en particular cuando se produce en los bajos o en los timbales”, lo  cual empieza en el minuto 5:30 del siguiente video:

La Cuarta sinfonía, esta semana en el Delibes. Y en estos interesantes Youtubes anotados con la interpretación de Carlos Kleiber al frente de la RCO y con las notas de programa de Phillip Huscher de las que he tomado la mayor parte de lo escrito, aquí.

Acerca de José Luis

Las apariencias engañan... o no.
Esta entrada fue publicada en Romanticismo y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Atención a la Cuarta, aunque sea par

  1. Josep Olivé dijo:

    Efectivamente curiosísimo cómo la intensidad (que no la profundidad) oscila entre pares e impares, y bendita la oscilación, que da cuenta de la versatilidad del mensaje musical, y que hace resaltar, por contraste, las diferentes características entre ambas. Y en todas, el genio de Bonn dando clases insuperables de la forma musical. La cuarta es una maravilla de principio a fin y de obra “menor” tiene lo que yo pueda tener de astronauta. “Música para músicos” oí un día, hace muchísimos años, en una retransmisión de Radio Nacional Clásica. Quién lo dijera, no recuerdo, estuvo brillante. Y claro, empiezas con una graciosísima tira y acabas con un you tube con Carlos Kleiber. Y en medio reflexiones interesantes sobre la cuarta. Ya solo queda emprender el camino de la cama. Me lo has puesto cuesta abajo!🙂

    • José Luis dijo:

      Está muy bien visto lo de la oscilación para obtener contraste. Y agradezco mucho tu amabilidad, pero eso no me impide recordarte que, tras relajarte y olvidar que se trata de un juego, debes escuchars otra vez el clarinete del quesesto. Y que debieras hacer un esfuerzo con la primera pista, que sale un número y tú eres de ciencias.😀

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s