Suite de Pélleas y Mélisande de Fauré

La música de Debussy y la de Schoenberg casaron mucho mejor con el simbolismo de Maeterlink que la del romántico Fauré. Pero su Suite Pélleas et Mélisande (esta semana en el Auditorio de Valladolid), además de contener la famosa y bellísima Sicilliane, tampoco es en su conjunto una pieza desdeñable, especialmente en interpretaciones tan vivas como la que dirige un jovencísimo John Elliot Gardiner en este video

A propósito de la Sicilliane, los amantes del cello deben saber que originalmente fue escrita por Fauré para su querido instrumento con acompañamiento de piano, formando parte de una inacabada música incidental para El burgués gentilhombre de Molière.

Pero no fue Fauré quien lo sustituyó por una flauta en su Péleas, sino Koechlin, que era alumno suyo en aquellos años y se encargó de la orquestación. Posteriormente, Fauré extractaría y reorquestaría cuatro escenas para la Suite, pero sin apenas modificar el trabajo de Koechlin en la Siciliana

Y, con permiso del oboe que acompaña las vueltas de la rueca

es la líquida flauta la protagonista en la obra de Fauré, porque, además de su papel protagonista en la Siciliana, es ella la que cierra la obra en un tristísimo último suspiro, el mismo con que acabó el funeral del propio Fauré.

(Esta ha sido una versión radiofónica de la historia; para unos comentarios más ortodoxos, serios y completos, ver aquí)

Acerca de José Luis

Las apariencias engañan... o no.
Esta entrada fue publicada en Romanticismo y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s