El motto de la Quinta de Tchaikovsky

Quintos en moto

Creo haber leido que a Tchaikovsky le costaba mucho trabajo idear melodías, aunque, si calidad y facilidad tuviesen algo que ver, bien pudiera ser que fuese al contrario. Pero lo que es seguro es que sabía sacarles mucho jugo.  Un ejemplo interesante de esto último es el motto de la Quinta Sinfonia, una melodia que procede de Una vida por el zar, la ópera de Glinka, en la que acompañaba la frase “no caer en la tristeza” (1).  Tchaikovsky lo repite nada menos que siete veces en una sinfonía cuyo lema es la Providencia, o, en sus palabras, “la renuncia completa ante el destino”.  Veamos cómo evoluciona ese motivo a lo largo de la obra hasta llegar a expresar su exultante y absoluta confianza en la Providencia:

La sinfonía empieza directamente con el motivo conductor en un apagado clarinete, triste, desesperanzado, fúnebre.

Luego, en el segundo movimiento, el tema surge ferozmente en los metales acompañado de un estruendo de timbales, en un crescendo con que la orquesta pone fin al lirismo procedente de la famosa melodía de la trompa.

Y esto se repite con una brusca y abrumadora irrupción del motto en ese mismo doliente tema que ahora suena en los violines, al concluir el Andante.

También se escucha el motto al finalizar el tercer movimiento, un amable vals y un trío bastante vivo, que no evitan su amenazadora reaparición.

En el cuarto, lo encontramos tres veces: Nada más empezar, en tono mayor, como un solemne y, hoy podemos decir, británico o Elgariano himno, expuesto de forma plena,

hacia la mitad, sumándose a los aires victoriosos de un incesante galope (2),

y por último, expresado como la gloriosa marcha triunfal con que concluye el movimiento final de esta sinfonía, el único de los cuatro que no le gustó a Brahms, pero cuya capacidad para provocar aplausos está fuera de duda.

Puede ser interesante escuchar ahora, todas seguidas, las siete apariciones del motivo:

Es curioso que, siendo el pilar de la sinfonía, no sea ese motto el que la cierre: La última melodía que se escucha es una fanfarria de las trompetas con una variación del tema del primer movimiento que sigue a la presentación del motivo conductor. Véase:

De modo que, si el motto es el destino,  que pasa de ser una amenaza fatal a una promesa de gloria, ese otro tema quizá sea la respuesta de Tchaikovsky, desde sus primeros apesadumbrados pasos, hasta los triunfales últimos.

________________________________________________________________

(1) Quizás sea esta la escena de Una vida por el zar que inspiró a Tchaikovsky el motto de la Quinta.

(2) Esa parte del cuarto movimiento y especialmente las frases de los violines en 0.28 suenan mucho a algo posterior que juraría ha de ser de John Williams, quizás de E.T o de Superman, pero no logro identificar nada cercano. ¿Alguna sugerencia?

Acerca de José Luis

Las apariencias engañan... o no.
Esta entrada fue publicada en Romanticismo y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a El motto de la Quinta de Tchaikovsky

  1. lluisemili dijo:

    Vas fer la mili de mottorista?

  2. lluisemili dijo:

    Sense conyes.
    Nen, quina pencada.
    A mi em costa trobar el motto en el fragment de Glinka. I cap suggeriment sobre ET, Superman etc.
    Sobre “la respuesta de Tchaikovsky, desde sus primeros apesadumbrados pasos, hasta los triunfales últimos” tinc una altra teoria, que no és meva: Txaikovski es passa la vida, personal i musical, intentant ser socialment correcte i per tant ha de fer finals triomfalistes i elgarians que transmetin optimisme, malgrat que ell estigui profundament “apesadumbrado”. Només en la quasi pòstuma sisena simfonia surt de l’armari, musical, i acaba amb un, bellíssim, moviment que mostra sense pudor la seva desesperança.
    Les interpretacions freudianes sempre són sospitoses però si non é vero…
    Ens explicaràs la fotto de les mottos? podent triar uns Marlon Brando i Peter Fonda joves o uns Marquez, Rossi i Lorenzo en plena lluita, ens poses uns “quintos” amb mottos. És una provocació per al Boulinex.

    • José Luis dijo:

      Me la crec. La seva alegria és forçada, i potser per això el darrer moviment no convenç. I quan a la sisena diu la veritat arrasa.

      Les motos de la quinta, ho havies vist bé. 🙄

  3. Creo que has dado en el clavo con el terceto de Glinka. Además se ve que no hay poco de Glinka en Tchaikovsky.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s