EBNDCD – Una ofrenda musical (y 2): ¿Con segundas?

Concierto de flauta de Federico el Grande en Sanssouci (Adolph Menzel)

Concierto de flauta de Federico el Grande en Sanssouci (Adolph Menzel)

No se sabe cuánta malicia había en la petición que Federico II le hizo a Bach, y de hecho pudo ser el mismo Bach quien quiso elaborar con calma una fuga a seis voces a partir del tema que el rey le propuso. Pero, en cualquier caso, su respuesta no fue quizás tan sumisa como podría parecer. Para empezar, el tamaño del trabajo y la leyenda con que encabezaba su partitura: “Regis Iussu Cantio Et Reliqua Canonica Arte Resoluta”, es decir, “El tema proporcionado por el rey, con adiciones, resuelto en estilo canónico”, título cuyas iniciales forman la palabra RICERCAR (la forma musical precursora de la fuga). Es decir, una ofrenda con la fuga solicitada, otra a tres voces, y, de propina, siempre sobre el mismo tema, diez cánones y una sonata para que el soberano luzca sus habilidades flautísticas. Y para rubricarlo, un acróstico. Retos a mí.

Por otro lado, la obra, absolutamente barroca, no atendía ni a las posibilidades ni a los gustos del rey, que era un buen intérprete de flauta pero no tanto como para afrontar con éxito la parte que le correspondía en la sonata, y que prefería el estilo galante, en el que la melodía prevalece sobre la armonía y resulta mucho fácil de interpretar. Y sin embargo, ¡qué gloria poder participar en este Allegro admirando cómo Bach ha inscrito en segundo plano el tema propuesto y lo ha llevado a la flauta que uno toca (3:45)!

Finalmente, un soberano de la ilustración con gustos seculares como era Federico II, se encontró con una “ofrenda” de carácter religioso, un “ofertorio” más bien grave y melancólico, con una sonata “de Chiesa” y algunas citas bíblicas más o menos ocultas en la partitura. Un carácter que, mucho después de la Ilustración -las vueltas de la Historia- llevaría a Sofia Gubaidulina a construir con él su teológico concierto para violín Offertorium. Y a saber qué pensaba realmente y qué pensaría hoy Bach.

-♦-

Acerca de José Luis

Las apariencias engañan... o no.
Esta entrada fue publicada en Barroco, Segunda mitad del Siglo XX y Contemporánea y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a EBNDCD – Una ofrenda musical (y 2): ¿Con segundas?

  1. Josep Olivé dijo:

    Federico quiso provocar y pasó lo que pasó…”…aqui tienes el temita…”…le dijo a nuestro héroe… …”…que quiero oir como suenen estos nuevos pianofortes (ultra-pure-modern and fashion) que me han regalado…”…y nuestro héroe, cerró los ojos, y sin mirar el tendido, le montó una fuga a seis voces, así como quién no quiere la cosa (y porque no se habían inventado aún los whatsups que sino igual atendía alguno la mismo tiempo), de las que probablemente Federico sólo retuvo la primera voz para su flauta…Luego, en la intimidad, igual pensó que se había pasado con el ilustrado y musical monarca, y le regaló una pila de variaciones (ricercares, fugas, cánones de todos los colores, simetrías, alturas y redobles y sonata flautista de remate final) para aligerar un poco el sentimiento de culpabilidad ante tamaña demostración de técnica y poderio improvisatorio, que un monarca de los de antes no sabía uno por donde la podía soltar…Y como sin querer, medio ciego y en las últimas, nuestro héroe nos deja El Arte de la Fuga, La Misa en Si menor y toda una Ofrenda que de ser un regalo para un flautista egregio se ha convertido en un regalo para la humanidad. Benditos regalos! Nota: me he dado un largo voltio por Paris. El nuevo auditorio de la Phillarmonie de Jean Nouvel sencillamente espectacular, magistral. La calle caldeada. Pero bueno, por aquí el barrio de Gracia no invita a un paseo por sus callejuelas precisamente.

  2. Manel Artero dijo:

    Reblogueó esto en Música que sientoy comentado:
    Siempre Bach… como ese oceano que ya intuyó Beethoven jugando con el significado de su apellido.

    • José Luis dijo:

      Aquí, una vez al mes, por lo menos. Desconozco la historia que sugieres, sé que Bach significa arroyo, pero nada de que Beethoven comentase algo al respecto

      • Manel Artero dijo:

        Lo he encontrado en muchas partes, desde la wikiquote hasta en uno de los libros de Íñigo Pirfano. Y reza como sigue:
        «Nicht Bach, sondern Meer sollte er heissen.»
        «No debiera llamarse arroyo, sino mar (a veces lo traducen como oceano)».
        Ludwig van Beethoven

        Que sea cierta o no ya dependerá de que se haga un “regreso al pasado” y nos lo confirme “Doc”.

        Un saludo.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s