El canto de las sirenas (XXVIII) -El dolor en el “Sturm und drang” de Haydn

El Naufragio (Turner)Los aspectos oscuros, tenebrosos o sombríos de la existencia, o sus formas demoníacas y dolorosas, ¿se hallan en Haydn omitidos, o silenciados, como a veces se afirma? ¿No hay en su música expresión de los misterios de dolor?

Quien conozca los ocho adagios que componen la versión orquestal o de cuarteto de Las siete últimas palabras de Cris­to, reconocerá que no es así. Joseph Haydn es perfectamente capaz de dar forma musical a esos misterios relativos al Getsemaní, o al Gólgota, en los que por transferencia todos po­demos reconocernos. Una hondura expresionista de senti­mientos de duelo, tratados con máxima economía de medios y con nobleza formal, se desparrama a través de esos siete pronunciamientos (a los que debe añadirse un prefacio y un epílogo). Pocas obras han sabido dar expresión simbólica tan conmovedora a los misterios de dolor, a partir de los pa­sajes más duros y abismales del gran relato cristiano.

Esa obra no es una excepción sino una destilación asom­brosa del grave período Sturm und Drang, repleto de compo­siciones sombrías de rudo y tajante expresionismo, con una forma cortante de modulación muy característica, y con cla­ro predominio de tonalidades menores (algunas de ellas bien extrañas: fa sostenido menor, como en la sinfonía Los Adioses).

En las obras sinfónicas de ese período podemos hallar an­tecedentes de esos oficios de tinieblas que culminan en Las siete últimas palabras; así mismo, abundan piezas que evo­can la semana santa de la pasión y los misterios dolorosos: la sinfonía La lamentación, que se inicia con un amplio enun­ciado arioso de origen coral, que invade una y otra vez el es­pacio sonoro del primer movimiento;

la sinfonía La Pasión, que arranca de forma muy similar

y la sinfonía Fúnebre, cuyo Presto final muestra también el mismo espíritu.

________________________________________________________________

Todo lo que en estas páginas aparece en este color verde, son citas literales del libro El canto de las Sirenas de Eugenio Trías; en negro están los ajustes gramaticales, lo resumido y todo lo que proviene de su texto. Y en este azul, lo añadido, comentarios propios y definiciones o explicaciones de terceros, a menudo de la wikipedia.

-.-

NOTA. Como quizá hayan sospechado los visitantes habituales de esta casa, uno de los violas que interpreta el Primer movimiento de “Los Adioses” con la Orquesta de Burgos es enriquedeburgos, a quien, según él mismo reconoce en los comentarios de ese youtube, Haydn le pone. No seré yo quien de sus coordenadas, pero se admiten apuestas.

Acerca de José Luis

Las apariencias engañan... o no.
Esta entrada fue publicada en El canto de las sirenas y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a El canto de las sirenas (XXVIII) -El dolor en el “Sturm und drang” de Haydn

  1. lluisemili dijo:

    Minut 3:03. Amb barba o sense barba?

  2. Jesús dijo:

    También hizo una versión para piano de The seven last… Es una auténtica experiencia estética escucharlas seguidas: piano – cuarteto – oratorio.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s