EBNDCD – Expresión desesperada

Bach

Si Bach murió ciego, poco después de una desgraciada operación, ya no pudo tener el extraño privilegio de acceder a aquella mayor visión a que alude el hijo de Antonio de Cabezón al editar la música de su padre (ciego por “particular provi­dencia de Dios, para que, acrecentándose la delicadeza del sentido del oír en lo que faltaba de la vista…, alcanzase a lo que su gran ingenio comprendía”); la ceguera no siempre garantiza un mayor y supremo conocimiento para el artista. Quizá hay otras cegueras y otras oscuridades y quizá en ellas se refugió este hombre que explica su vida como un continuo de “disgusto envidia y persecución…” y del que J. Ph. Kirnberger dice que una fuga (de El clave… I, en si menor, que cierra el primer volumen) “…es el mejor ejemplo de la expresión desesperada.” Gustav Leonhardt:

Expresión desesperada: una fuga, forma que parece ser solo una estructura fríamente escrita y organizada, y sobre la que, en los conservatorios, se habla como de algo más propio para ser escrito o compuesto, en el peor sentido de la palabra, con una especie de ordenador, o sólo siguiendo fórmulas preconcebidas y rígidamente preparadas y no como, nadie se lo imagina, una “forma” apta para manifestar “expresiones desesperadas”; pero Kirnberger tiene razón: no sólo la última fuga, la que Bach quiso que cerrara el primer volumen, es una hermosísima elegía, si de esta forma queremos llamarla, en la que el total cromático (de una u otra forma, el total de los doce grados de la escala suenen en nuestros oídos, o en nuestra conciencia) no sólo se nos manifiesta con la desnudez de aquello que ya no admite consuelo, como un dolor petrificado, sino que también, por la extrema tensión de su música, se nos obliga a olvidar qué manipulaciones han intervenido en la expresión formal y el manejo del tema, qué es lo que técnicamente acaece, cómo se podría analizar la fuga…: su audición nos arrebata a su órbita y allí, en su trágico dolor, nos sigue conmoviendo y seguirá haciéndolo mientras algo humano y sensible pueda aún manifestarse en el hombre.

Josep Soler – J. S. Bach. Una estructura del dolor.

Con todo lo cual es mucho más fácil coincidir escuchando interpretaciones como ésta de de Evgeni Koroliov:

Acerca de José Luis

Las apariencias engañan... o no.
Esta entrada fue publicada en Barroco y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a EBNDCD – Expresión desesperada

  1. Timamót dijo:

    La versió de Koroliov és senzillament M E R A V E L L O S A !
    (Ja saps que sóc una incondicional d’ell)

    • José Luis dijo:

      Aquí el canvi d’instrument em sembla definitiu, però la interpretació de Koroliov… “nos sigue conmoviendo y seguirá haciéndolo mientras algo humano y sensible pueda aún manifestarse en el hombre.”

  2. Cuando una fuga posee tal emoción… entonces… ¡viva la ciencia!

  3. Josep Olivé dijo:

    Magnífico Koriolov! Magnífico! De todas maneras, qué obra interpreta? Qué fuga? Es del clave? No verdad, porque tiene demasiada extensión, no?
    Hoy, en un Palau abarrotado (Filarmónica de Viena con Harding), va y coincido con tu hermana en el mismo palco, y asientos contíguos! Ya ves, qué casualidad y qué grata coincidencia!🙂

    • José Luis dijo:

      Ya decía yo que me zumbaban los oídos. Menuda coincidencia, es lo que pasa por no parar quieto y frecuentar sitios de mal vivir… Respecto a la fuga, tienes toda la razón, equivoqué el video, ya lo he sustituido, mil gracias.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s