Rapsodia

Rapsodia

Rapsodia viene de rapsoda, el recitador griego que declamaba sus poemas épicos. Pero al difundirse el término por Europa, la rapsodia dejo de ser necesariamente épica, y acabó por aplicarse a textos cargados de efusiones sentimentales. En el siglo XVIII se les añadió música y en el XIX, cumpliendo con el deseo romántico de que la música capturase el sentimiento poético, empezaron a aparecer rapsodias para piano sólo, piezas en forma ternaria, con una parte central lenta, de aspecto improvisado y carácter apasionado, a menudo elegíaco, muy habituales en ámbitos domésticos. A finales de siglo, Liszt hizo que la pasión de la rapsodia se dirigiese hacia la nación y  pasara a las salas de concierto en manos de los virtuosos.

Desde entonces hasta hoy, desde las Rapsodias húngaras de Liszt hasta la la Rapsodia in blue de Gershwin (o a la Bohemian Rhapsody de Freddy Mercury si se quiere), el género ha sido llevado a la orquesta por los más importantes compositores, como, citando sólo a los más famosos, Dvorak, Lalo, Chabrier, Albéniz, Glazunov, Saint-Saëns, Humperdinck, Enescu, Bartók, Vaughan Williams, Delius, Ravel, Janáček, Ireland, Rachmaninoff, Martinu, y  Sessions, en obras cuyo único denominador común se limita en algunos casos a esa denominación, aunque, por lo general, comparten un carácter entusiasta y un aire de improvisación personal.

Acerca de José Luis

Las apariencias engañan... o no.
Esta entrada fue publicada en Música. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Rapsodia

  1. lluisemili dijo:

    Mushas grasias, me havés alegrado una mañana muy asul
    Sos un genio vos

  2. lluisemili dijo:

    Rapsodia: la pel·li en que l’Elizabeth Taylor estava més guapa de la seva carrera. I el meu descobriment del concert núm 2 de Rachmaninov (compra compulsiva de disc microsurco inclosa). I el de violí de Txaikowski (descobriment de David Oistrakh).
    El fragment en què Vittorio Gassman explica en les seves memòries com un violinista penjat d’un arnés feia anar els dits quan havia de representar que ell era un virtuós del violí, que volia endur-se a l’hort la bella Elizabeth, són tan divertits com la genial Rapsòdia per a Pilotes.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s