Habanera

Habanera

La habanera es la versión cubana de la contradanza francesa del siglo XVIII, que a su vez, es probablemente la estilización de las danzas campesinas (country dances) de Gran Bretaña.

La contradanza arraigó en Cuba a finales del siglo XVIII, cuando se instalaron en la isla los franceses que huían de las rebeliones de Haití. Allí, los músicos negros transformaron su ritmo regular en el sincopado característico de la habanera, con su tempo lento y su cadencioso ostinato.

El tercer movimiento de la Rapsodia española de Ravel se titula y es una Habanera, y sin poder competir en popularidad con la de Iradier/Bizet de Carmen ni pertenecer a ese genero de forma tan evidente como ella, es una composición fascinante.

-♦-

Respecto al canto de la habanera, que estos días ha celebrado el 50 aniversario de su gran fiesta en Calella de Palafrugell, esto es lo que se lee en el prestigioso New Grove, fuente de estos apuntes centrados en la Rapsodia española de Ravel:

La habanera es parte de la rica cultura liminal de ida y vuelta que existió entre Cuba y la Costa Brava a través del comercio marítimo y la marina. Por esa razón, aunque sus orígenes se hallan en aéreas de habla catalana, sus textos son en su mayoría españoles. Fue particularmente significativa a finales del siglo XIX, durante la guerra de la independencia cubana, cuando muchos españoles se encontraron con una situación de conflicto de lealtad en lo más hondo de su vida personal. Las canciones hablan de las relaciones románticas (en su mayoría con la mulata idealizada, la mujer cubana mezcla de sangre africana e hispana), de tristes despedidas y de soledad en el mar, temas que confirman la idea de que muchos de esos hombres tenían familias tanto en España como en Cuba. La música ha absorbido influencias de la migración a Cuba de andaluces y gente de las Islas Canarias, así como el estilo vocal del bel canto italiano y otros elementos mediterráneos y síncopas afrocubanas; también comparte un terreno común con tradiciones de Mallorca y Menorca de las Islas Baleares. La habanera también se canta en los pueblos españoles de Castilla, a donde la llevaron los marineros al regresar a sus hogares.
Originalmente interpretada por cantantes solistas y por grupos de pescadores a finales del siglo XIX y principios del XX en Cataluña, las habaneras entraron en el repertorio de los coros de los pescadores que cantaban mientras arreglaban sus  redes o sentados en la taberna en los días en que el tiempo era demasiado tormentoso para hacerse a la mar. Aunque la tradición nunca se extinguió, recibió un impulso con la autonomía catalana dentro de España y actualmente está prosperando: Muchos jóvenes cantantes la están sacando adelante, y hay festivales de verano regulares a lo largo de la costa, especialmente el de Calella de Palafrugell.  

 

Acerca de José Luis

Las apariencias engañan... o no.
Esta entrada fue publicada en Impresionismo, Música, Popular. Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Habanera

  1. lluisemili dijo:

    4′ 27″ és el temps just que m’agrada sentir cantar habanera(s). Gaire més estona ho trobo pesadíssim. Sóc un avorrit i bec molt poc.

  2. Vicicle dijo:

    Como Argumentum fistulatorium yo añadiría:

    que sumada a la anterior (2’53″+ 3’07”) dan la redonda cifra de 6′, donde creo que está el límite de mi fervor habanero. Otra cosa es el tango-habanera, sobre todo los de Albéniz, ahí tengo más aguante🙂

    • José Luis dijo:

      Mi tío Tobías jamás se hubiese dignado replicar a esto con ninguna otra clase de argumento que el consistente en silbar media docena de compases de esto


      😉

      “Mi tío Toby jamás se dignaba replicar a esto con ninguna otra clase de argumento que el consistente en silbar media docena de compases del Lillabullero. —Deben ustedes saber que aquel era el canal por el que acostumbraba a dar salida a sus pasiones cuando algo le chocaba o sorprendía; —pero en especial cuando se le proponía algo que él juzgaba tremendamente absurdo.

      Como ninguno de nuestros escritores lógicos, ni ninguno de sus comentaristas, que yo recuerde, han considerado oportuno darle un nombre a este género de argumento en particular,—yo, aqui y ahora, me tomo la libertad de hacerlo, por dos razones: primera, para que, a fin de evitar todo tipo de confusión en las discusiones, pueda distinguírselo siempre de todos los demás géneros de argumento, tales como el Argumentum ad Verecundiam, ex Absurdo, ex Fortiori y cualesquiera otros argumentos.—Y segunda, para que los hijos de mis hijos puedan decir, cuando mi cabeza ya repose para siempre,—que la cabeza de su inteligente abuelo había estado ocupada en una ocasión con algo tan importante como lo que por lo general ocupa las cabezas de las demás personas: —que inventó un nombre,—y que, generosamente, se lo había arrojado a la TESORERÍA de la Ars Logica como uno de los argumentos más incontestables de toda esta ciencia. Y si el fin de la disputa es más silenciar que convencer,—entonces podrán añadir, si así lo desean, que además es uno de los mejores argumentos conocidos.

      En consecuencia, y por medio del presente escrito, mando y ordeno rigurosamente que se lo conozca y distinga por el nombre y titulo de Argumentum Fistulatorium y ningún otro;—y que de ahora en adelante se lo alinee junto al Argumentum Baculinum y el Argumentum ad Crumenam, y que, en el futuro y para siempre, los tres sean estudiados en el mismo capítulo.

      En cuanto al Argumentum Tripodium, que nunca es utilizado más que por la mujer en contra del hombre, —y al Argumentum ad Rem, que, por el contrario, es utilizado por el hombre solamente en contra de la mujer: —como estos dos son, en conciencia, ya bastante para una sola lección, —y además el uno es la mejor respuesta para el otro, —dejémosles ir en capítulo aparte y ser estudiados en otro lugar dedicado a ellos exclusivamente”

  3. lluisemili dijo:

    La meva sogra diria que “a este hombre le ha dado una soleadura”. I avui aquí al sol rondavem els 39.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s