Capitanes intrépidos

boy-sleeping-lg
Ahora llamas a tu hijo Pescadito, en recuerdo de esa película que el otro día visteis ante el televisor. Cuando se lo dices, por lo general al acostarle en la cama, él sonríe complacido. Se estira, se revuelve como un pez, encoge sus brazos hasta que casi se funden con su tronco, se agita nervioso bajo las sábanas y las mantas, como si el sueño que ya le reclama se confundiera con el mar y él se aprestara a recorrerlo a impulsos de poderosos coletazos.
Gustavo Martín Garzo – El cuarto de al lado

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Cine, Literatura y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s