Los mapas de Mayorga

el-cartografo

Anciano- El mapa hace visibles unas cosas y oculta otras. Los mapas cubren y descubren, dan forma y deforman. Si un cartógrafo te dice que es neutral, desconfía de él. Si te dice que es neutral, ya sabes de qué lado está. Un mapa siempre toma partido.

El texto de Juan Mayorga es tan rico como el de los de los autores del Siglo de oro, pero la tensión y el desbordamiento continuado no son el mejor caldo de cultivo para la emoción, y esa puede ser una de las razones por las que El cartógrafo, estrenado este pasado fin de semana en el Teatro Calderón, no funcione dramáticamente todo lo bien que debiera y el impacto que causa Blanca Portillo en la primera escena explicando su descubrimiento en una sinagoga de Varsovia, no reaparezca luego, cuando habría mayor motivo. Exigente y tensa, quizás le convendría acortar algo sus más de dos horas, y, desde luego, menos resfriados en la sala. Pero, sin la menor duda, cuando se tenga ocasión, hay que ver los mapas de Mayorga.

El parrafo anterior, completo:

Anciano- El mapa hace visibles unas cosas y oculta otras. Los mapas cubren y descubren, dan forma y deforman. Si un cartógrafo te dice que es neutral, desconfía de él. Si te dice que es neutral, ya sabes de qué lado está. Un mapa siempre toma partido. ¿Por qué en Versalles, después del rey, el hombre más importante era su cartógrafo? ¿Por qué fue quemado Mervetius? Ortelius de Amberes, Mercator de Rupelmonde, todos ellos fueron peligrosos, y todos ellos vivieron en peligro. En este mapa, el centro del mundo es Atenas; en éste lo es Jerusalén. Estos dos representan el mismo lugar, pero fíjate: los checos lo llaman Terezin; los alemanes,  Theresiendstadt. El México que encontró Cortés según lo veían los  indígenas; los españoles lo veían así. Primer mapa de la India. La India es un invento de los cartógrafos ingleses. Es un mapa militar: lo que importa son los puntos estratégicos para someter el territorio. En este viejo mapa, América aparece despoblada, como pidiendo que los blancos la ocupen. África: leones, chimpancés… ¿Y los hombres? Este mapa de lenguas, éste de credos, éste de razas, son armas contra otros mapas, preparan ataques que borrarán fronteras. Por eso, en  la mesa de los poderosos siempre hay mapas. Mapas que  exhiben para asustar  y mapas secretos que jamás muestran. Mapas nuevos llenos de delirios y mapas viejos que empuñarán para llamar a la guerra. ¡Cuántas catástrofes han comenzado en un mapa! Buenos tiempos para el cartógrafo, tiempos difíciles para la humanidad.

La escena:

Anciano- Falta algo.
Niña- ¿?
Anciano- Tenemos el camino de la niña. Tenemos el camino del lobo. ¿Y el camino del cazador?
Niña- ¿?
Anciano- El cazador, ¿cae del cielo para salvar a la niña?
Niña- No, claro.
Anciano- … Cuando acabes, vas a hacerme “El gato con botas”. ¿Recuerdas cómo empieza?
Niña- Mi padre me está esperando.
Anciano- Pues vete, si tu padre te está esperando. Adiós.
Niña- … Adiós.
Anciano- Espera.
Niña- …
Anciano- Mira en el cajón de los lápices. ¿Ves una llave?
Niña- Sí.
Anciano- Aquel armarito, ábrelo.
Niña- No abre.
Anciano- Prueba otra vez.
Niña- Ya.
Anciano- Debajo de esa caja tiene que haber dos carpetas. Una roja y una blanca. Acércame la roja.
Niña- …
Anciano- Ábrela.
Niña- …
Anciano- Mira esta maravilla. ¿No sientes que estás allí, en plena batalla de Waterloo?
Niña- Sí.
Anciano- No lo cojas con tanto respeto. No son originales, nunca he tenido para originales. El original de éste lo dibujó Ibrahim al Mursí ¡sobre piel de gacela!
Niña- Éste parece un cuadro.
Anciano- Como que lo dibujó Durero. ¿Qué es un mapa, ciencia o arte? Mapa egipcio del más allá. Lo dejaban en el sarcófago, para orientarse en el reino de los muertos. Hasta que los dibujamos, los lugares dan miedo. Cuando hemos dibujado un lugar y el camino que lleva hasta él, sólo entonces nos sentimos dueños del lugar. Éste es el mundo que Colón llevaba en la cabeza cuando creía navegar hacia la India. Este mapa es de sólo unos años más tarde, pero representa un mundo completamente distinto. Con esta raya, Castilla y Portugal se dividieron el mundo.
Niña- Éste es como de niños.
Anciano- Y que lo digas. Mezcla tiburones con sirenas. Tigres con ángeles. Lee aquí.
Niña- ¿Paraíso?
Anciano- Dibujado con toda precisión. Mapas como éste no dicen mucho sobre el mundo, pero lo dicen todo sobre el mundo para el que fueron dibujados. En un mapa siempre hay más de lo que su autor creyó poner. Los sueños y las pesadillas de su época, cómo veía su época el mundo. En cada mapa está el mundo.
Niña- Mapa de Halley de corrientes de aire… Mapa del Pacífico de barcos hundidos… Portulano de Esmirna… Comunidades de exiliados de la Revolución Francesa… Mapa del cielo de Galileo… ¿Hay algún orden?
Anciano- Por supuesto.
Niña- … ¡Qué bonito!
Anciano- Es algo más que bonito. De mapas como éste dependían vidas y muertes. De mapas como éste dependía el éxito de un viaje, el triunfo en una batalla. Los cartógrafos pagaban sus errores con la vida. Mapa español de Lepanto. No está hecho para orientar a las naves españolas, sino para confundir a las turcas. Dejarse robar mapas falsos, eso se hace desde Roma.
Niña- ¿Y esto? ¿Un trozo de Francia? ¿Qué tiene de especial?
Anciano- Nunca antes se había hecho un mapa con este detalle. Cuatro generaciones de la familia Cassini trabajaron en él durante un siglo. Cubrieron Francia con una red de cuatrocientos triángulos, y no tenían los aparatos que hoy tenemos. Sus armas eran los ojos y las matemáticas. Y una nación que los empujaba. Los franceses fueron los primeros en entenderlo: Francia es el mapa de Francia.
Niña- ¿Francia es el mapa de Francia?
Anciano- El mapa hace que exista Francia. Que  desaparezcan las diferencias, que se vea Francia como un todo. En la escuela, colgada de la pared, Francia en un solo color, para que el niño aprenda de quién es súbdito. Este mapa es un triunfo de la razón y del rey.
Niña- ¿?
Anciano- El mapa hace visibles unas cosas y oculta otras. Los mapas cubren y descubren, dan forma y deforman. Si un cartógrafo te dice que es neutral, desconfía de él. Si te dice que es neutral, ya sabes de qué lado está. Un mapa siempre toma partido. ¿Por qué en Versalles, después del rey, el hombre más importante era su cartógrafo? ¿Por qué fue quemado Mervetius? Ortelius de Amberes, Mercator de Rupelmonde, todos ellos fueron peligrosos, y todos ellos vivieron en peligro. En este mapa, el centro del mundo es Atenas; en éste lo es Jerusalén. Estos dos representan el mismo lugar, pero fíjate: los checos lo llaman Terezin; los alemanes,  Theresiendstadt. El México que encontró Cortés según lo veían los  indígenas; los españoles lo veían así. Primer mapa de la India. La India es un invento de los cartógrafos ingleses. Es un mapa militar: lo que importa son los puntos estratégicos para someter el territorio. En este viejo mapa, América aparece despoblada, como pidiendo que los blancos la ocupen. África: leones, chimpancés… ¿Y los hombres? Este mapa de lenguas, éste de credos, éste de razas, son armas contra otros mapas, preparan ataques que borrarán fronteras. Por eso, en  la mesa de los poderosos siempre hay mapas. Mapas que  exhiben para asustar  y mapas secretos que jamás muestran. Mapas nuevos llenos de delirios y mapas viejos que empuñarán para llamar a la guerra. ¡Cuántas catástrofes han comenzado en un mapa! Buenos tiempos para el cartógrafo, tiempos difíciles para la humanidad.
Niña- Cuatrocientos triángulos. ¡Y sin aparatos!
Anciano- Los aparatos te ayudarán, pero nada sustituye a un ojo que sepa mirar. La mayor virtud de los Cassini, la fuerza de un cartógrafo, es esa capacidad para mirar y elegir lo esencial. Mirar, escoger, representar: ésos son los secretos del cartógrafo. Miles de datos han de reunirse en unos pocos signos que  den a ver relaciones de fuerza, frentes, rupturas… Con unos trazos, el cartógrafo hace ver grandes migraciones, ejércitos que chocan, mundos que mueren y mundos que nacen.
Niña- ¡Mapa del retroceso del bosque de Rawshire!
Anciano- En realidad, son tres mapas en uno: 1800, 1850, 1900. Es lo más difícil de representar, y lo más importante: el tiempo. Lo más importante del espacio es el tiempo. Europa 1914; Europa 1918. ¡El tiempo!
Niña- ¿Y éste?
Anciano- El primer mapa que dibujó tu padre.
Niña- Qué extraños estos.
Anciano- Mapas de Galton de olores y sonidos.
Niña- Olores. Sonidos.
Anciano- Se puede hacer mapas de cualquier cosa. De la alegría. Del dolor.
Niña- …
Anciano-  Guárdala donde estaba. La blanca debajo.
Niña- …
Anciano- La llave.
Niña- …
Anciano- Si me pasase algo, ya sabes dónde están. Van a ser tuyos, ya he hablado con tu padre sobre ello. También éstos de las paredes. A tu abuela no le gustaba verlos ahí, entre los retratos familiares, pero para mí son parte de la familia. Varsovia 1874, cuando se introdujo la numeración de las casas. No lo hicieron para facilitar el trabajo al cartero, fue para tener localizada a  la gente. Mapa de la primera partición de Polonia, en 1772. Mapa de los repartos de 1793 y 1795. Mapa de la lengua alemana de 1932. Mapa del tratado de amistad entre Hitler y Stalin de 28 de septiembre de 1939. ¿Cómo puede nadie asombrarse de lo que está pasando? Todo lo que está ocurriendo se anunciaba en esos mapas. Al mirarlos, ¿no sientes el peligro? ¿No sientes que la catástrofe se aproxima?
Niña- Sí.
Anciano- No supimos leerlos a tiempo. ¿Cómo pudimos estar tan ciegos?
Niña- …
Anciano- Ahora sé que todos esos mapas, cuantos he trazado en mi vida, sólo eran un prólogo del que hoy  debería dibujar. Pero ese último mapa, ya no puedo hacerlo solo. Si Dios me devolviera una pizca de fuerza, aunque tuviese que arrastrarme, saldría ahí a mirar y luego haría el mapa de esas calles en que hombres cazan a hombres. Pero ni siquiera tengo fuerza para sostener un lápiz.
Niña- Yo lo haré. Yo lo haré por usted.
Anciano- … Ponte en esa esquina y da un paso hacia delante. Un paso normal, como cuando caminas por la calle. Toma el metro y mide de la esquina a la marca. Eso mide un paso tuyo, anótalo. Lo primero que tenemos que saber es el perímetro. Vas a caminar por calles paralelas al muro, contando tus pasos. Luego dividiremos el espacio en cuadrículas. Y luego nos plantearemos el problema de la escala.

Y una experiencia instructiva. En el teatro:

La nieve es difícil.
Muy difícil.
¿Cómo te llamas?
Blanca.

Fin de la escena.

(“Qué bueno es Mayorga: Blanca como la nieve, difícil como la nieve…”)

En el libreto que se encuentra en la red:

Raúl- La nieve es difícil.
Magda- Muy difícil.
Raúl- ¿Cómo te llamas?
Magda- Magda.

Acerca de José Luis

Las apariencias engañan... o no.
Esta entrada fue publicada en Teatro y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s