DO – Vida en pareja

coffee

Mezclados en la taza, el café piensa que la leche es de su mismo color, sólo que más claro. Pero tampoco anda el hombre del todo equivocado: También la leche es ella y sus circunstancias (amorosas en este caso).


¡Sí, Benedicto, te amo, te amo!
¡Te amo!
Ya no me pertenezco…
Ya no soy yo misma,
ya no soy yo misma…
Eres mi vencedor.
¡Doma mi corazón!
¡Ven, ven! ya este corazón salvaje
va al encuentro de la esclavitud.
Sí, Benedicto, yo te amo, etc.
¡Adiós a mi frívola alegría!
¡Adiós a mi libertad!
¡Adiós, desdenes, adiós, locuras!
¡Adiós, mordaces burlas!
A Beatriz le llegó su hora…
¡Cae víctima del amor!
¡Del amor!
¡Cae víctima!
¡Cae víctima del amor!
¡Cae víctima del amor!

Acerca de José Luis

Las apariencias engañan... o no.
Esta entrada fue publicada en DO, Opera y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s