El gamo solitario

deer

En un poema de Thomas Hardy, el poeta descubre que un gamo le está mirando desde la espesura del bosque. Ha adquirido la tímida costumbre de acercarse pensativo a la casa, amparado en la oscuridad de la noche, y permanece con los ojos fijos en la ventana iluminada por el fuego. Thomas Hardy no llega a formularlas, pero en su poema están implícitas todas las preguntas de la poesía. ¿Qué viene a ver ese gamo solitario? ¿Qué significa para él que estemos velando en la noche, qué el resplandor del fuego en los cristales? La poesía le permite a Thomas Hardy transformarse por unos instantes en el pensativo animal y mirar por sus ojos. ¿Hacemos nosotros lo mismo? Por ejemplo, ¿qué ocultan los ojos de todos esos perros abandonados que vemos tras las alambradas de las perreras municipales? ¿Y los de los toros en las plazas? La poesía no puede estar en la muerte del gamo, ni en el macabro espectáculo de su cabeza transformada en trofeo, sino en la pregunta por el misterio de su libertad en la noche, y de su inesperada visita a los lindes donde se encuentra con los hombres. En la pregunta por lo que nos une, mientras aguardamos la llegada de la mañana.
Gustavo Martín Garzo – El cuarto de al lado

The Fallow Deer At The Lonely House  / El gamo ante la casa solitaria
Thomas Hardy (1840-1928)
One without looks in tonight / Afuera, en las tinieblas, alguien mira
Through the curtain-chink / a través del cristal de la ventana
From the sheet of glistening white; / desde la blanca sábana aterida;
One without looks in tonight / Afuera, en las tinieblas alguien mira
As we sit and think / cómo, en vela, aguardamos la mañana
By the fender-brink. / junto a la lumbre de la chimenea.
We do not discern those eyes / No alcanzamos a ver esos dos ojos
Watching in the snow / que nos contemplan desde la intemperie
Lit by lamps of rosy dyes; / y reproducen los destellos rojos del fuego;
We do not discern those eyes / No advertimos esos ojos,
Wandering, aglow / ojos maravillados, rutilantes,
Four-footed, tiptoe. / y sus pasos furtivos, vacilantes.

the-fallow-deer

Anuncios

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Literatura, Sociedad y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El gamo solitario

  1. lluisemili dijo:

    Quin text més bonic!

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s