Aldo Ciccolini, in memoriam

aldo-ciccolini

Vean y escuchen esto:

Es Aldo Ciccolini en 2010, en el concierto en el Festival Internacional de Piano de La Roque d’Anthéron con que se celebraba su 85 aniversario, interpretando de forma sublime la Consolación nº 3 de Franz Liszt. Un año después, algunos privilegiados tuvimos la fortuna de poder escucharle en el Auditorio de Barcelona, tocando con una sinceridad y sencillez fascinante el Concierto para piano nº 23 de Mozart (con el precioso y melancólico Adagio que hace poco apareció por estas páginas), recogido y ensimismado ante su piano, conversando con su instrumento y con la música desde su íntima soledad. En el programa de mano de aquel concierto se decía que Ciccolini era “insensible a la repercusión mediática” y que por eso, siendo un magnífico intérprete de Mozart, Beethoven y Liszt se había dedicado a divulgar la menos habitual música para piano de los compositores de Francia, su país de adopción. Poco después, tal día como hoy hace dos años, fallecía tan calladamente como había vivido. Esta es la Sonata K. 380 de Scarlatti que nos regaló entonces:

Aquí le podemos ver, mucho más joven, interpretando la Reverie de Debussy:

satie-ciccoliniMuchos leeríamos por primera vez su nombre en la pareja de discos de EMI en los que descubrimos la música de Satie.  Y es realmente interesante comparar dos interpretaciones suyas de la Gymnopédie No. 1 separadas por más de treinta y cinco años, que parecen dar razón al juicio que hizo el pianista Philippe Cassard tras su muerte: “Siempre, y hasta el final, fue un gran virtuoso que tocó sin una sola nota falsa, a diferencia de otros viejos grandes pianistas. En los años 1980, su estilo cambió: abandonó su estilo refinado y apolíneo para descubrir un intérprete humanamente más comprometido.”

Por si no es suficiente para quien quiera llorarle, aquí lo tiene en el Adagio del Concierto para piano en Sol mayor de Ravel

Y para acabar llorando de veras, de la que fue su última grabación, Salut d’amour de Elgar en un video muy emotivo:

Anuncios

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Piano y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Aldo Ciccolini, in memoriam

  1. Josep Olivé dijo:

    …y el otro día hablábamos de melancolía…Sigamos instalados placenteramente en ella pues, mientras nos acompañen estas maravillas que nos propones. Melancolía sostenida y aumentada con la nostalgia de ver y escuchar a Aldo Ciccolini. Y como curiosidad, Consolación n.3 de Listz fué interpretada como bis el viernes pasado en Barcelona por el fenomenal pianista George Li. Sonó bien, muy bien…pero no igual. Y si pudiéramos escuchar el adagio del 23 que Ciccolini nos interpretó hace años en Barcelona (y que mencionas) hasta igual desempatamos… 🙂

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s