Migas de Proust (7)

sainte-chapelle… recordaba ciertas miradas azules y vagabundas de la duquesa (…) En mi locura, niño de mí, las tomé un instante por miradas de amor a mí dirigidas. Después comprendí que no eran más que las miradas benévolas de una señora feudal, como las de las vidrieras de iglesia, a sus vasallos.

Anuncios

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Literatura y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Migas de Proust (7)

  1. lluisemili dijo:

    Muy buena miga y preciosa la Sainte-Chapelle

  2. lluisemili dijo:

    No tengo palabras para semejante pecado.

  3. Vicicle dijo:

    Lo que no podía ni imaginar la duquesa era lo que escondían las “niñas” de aquel niño. Al final, quién resultó ser el vasallo, quién el señor?

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s