Hace medio siglo: Transpulmonar Dr. Andreu

transpulmonarEl Doctor Andreu, industrial farmacéutico famoso por sus pastillas pero también por ser el propietario de media Barcelona y el promotor de la urbanización del Tibidabo (incluido el Tranvía azul en el que, desde delante de su casa, La Rotonda, en la plaza que hoy lleva su nombre, se hacía y se sigue haciendo la primera etapa del ascenso al parque de atracciones), había fallecido en 1928, pero su familia siguió con la empresa hasta 1989, año en el que la vendieron a Roche, la del Redoxón. Muestra de su actividad es el spray “Transpulmonar” con el que pretendían actualizar y repetir el éxito de sus ungüentos en ese entonces moderno formato (“sin frotar, sin untarse las manos”), y que, manteniendo la línea propagandística que tantos beneficios les había dado, se anunciaba en Triunfo hace cincuenta años.

El invento pasó efímeramente sin pena ni gloria, casi sin alcanzar la categoría de recuerdo, porque los tiempos cambiaban pero sobre todo porque la eficacia del “Labrafil”, que “penetra hasta lo más profundo de sus vías respiratorias” y realmente sólo es  un agente tensioactivo utilizado para vehiculizar grasas, era pareja a la de los cigarrillos que, en la letra grande, prometían la curación del asma, o a la de las propias pastillas, que, como seguramente sabía y hasta puede que sufriera el melómano Doctor Andreu, no cortaban más la tos que cualquier caramelo, algo que quizás hubo de lamentar en los conciertos de su amigo Enrique Granados.

Interesados en el tema, dirigirse al estupendo post dedicado al Doctor Andreu en el blog “Historia, medicina, y otras artes…” de Francisco Javier Tostado, uno de los amigos visitantes que, más a menudo de lo merecido, deja por aquí sus “Me gusta”

 

Anuncios

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Hace 50 años. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Hace medio siglo: Transpulmonar Dr. Andreu

  1. Hola José Luis,
    ni mucho menos, creo que te lo mereces y más. Un blog y un trabajo magnífico que sigo desde hace tiempo. La música ha sido, es y sigue siendo una de las humanidades más potentes que existen y el Dr. Andreu, como buen humanista, la amaba.
    Un abrazo

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s