La resignada vida de los segundos violines

Y aquí, unas estupendas notas sobre la grandiosa Séptima de Bruckner.

Anuncios

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Música, Post-Romanticismo. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La resignada vida de los segundos violines

  1. …y ¿qué me dices de los violas? Además tienen que aguantar los chistes que se hacen de ellos…
    Ahora bien, si yo fuera violín segundo, cuarto o sexto, y fuese Celibidache quien me gritase desde el podio… ¿quién puede poner cara de aburrido en una situación así?

    • José Luis dijo:

      Consuélate, de los segundos violines ni se hacen chistes. La violinista del video, menudo poema de cara, no sé si estaba mascando chicle o paseando la lengua por no hablar, porque, más que aburrida, me parece que estaba hasta hasta las mismísimas. Igual llevaban una semana. 😀

      Por cierto: ¿Cual es la prueba más difícil del Concurso Nacional de Viola?
      -Sostener la viola de memoria. 😀 😀 😀 😀 😀 😀 😀 😀 😀 😀 😀 😀 😀 😀

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s