Canciones estupendas (44) – Les copains d’abord (Georges Brassens)

save-qui-peut-1954

De su primer a su último trabajo, toda la obra de Georges Brassens desborda calidad, verdad y honestidad profesional. Desde el superdotado gorila hasta la tempestad en una pila bautismal, desde su sensacional y emblemática mala reputación hasta la súplica para ser enterrado en la playa de Sète pasando desde luego por aquella ocasión en que se hizo pequeñito y por el homenaje a la mujer de Héctor, en todos y cada uno de sus magníficos álbums hay al menos una joya por la que merecería pasar a la historia de la canción popular. Y en el centro cronológico de su producción, una de sus estupendas canciones, la que daba título a un LP aparecido en 1964, Les copains d’abord, compuesta para la película Les copains de su amigo Yves Robert, una canción tan buena y tan representativa como la que más, es decir, como prácticamente todas.

La letra, con mucho argot y cargada de referencias y de dobles sentidos que se pierden con la traducción (empezando ya por el título, Los compañeros primero, que también significa lo que suena en español, Los compañeros de a bordo), está repleta de alusiones marineras porque no es sino un himno a la amistad de los navegantes con quienes compartió su vida. Y también algún paseo en un barquito que no era la medusa ni tampoco se llamaba Los compañeros primero sino Sálvese quien pueda, porque no le dejaron ponerle Putain de toi, como aquella otra canción suya.

Non, ce n’était pas le radeau / No, no era la balsa
De la Méduse, ce bateau / de la Medusa (1), este barco:
Qu’on se le dise au fond des ports / Que se sepa en el último rincón de los puertos
Dise au fond des ports / sepa en el último rincón de los puertos
Il naviguait en pèr’ peinard / Navegaba a su aire (2)
Sur la grand-mare des canards / en el gran estanque de los patos (3)
Et s’app’lait les Copains d’abord / y se llamaba Los amigos primero
Les Copains d’abord / Los amigos primero.

Ses fluctuat nec mergitur / Sus fluctuat nec mergitur (4)
C’était pas d’la litterature / no eran literatura:
N’en déplaise aux jeteurs de sort / que no disguste a los echadores de cartas
Aux jeteurs de sort / a los echadores de cartas
Son capitaine et ses mat’lots / Su capitán y sus marineros
N’étaient pas des enfants d’salauds / no eran hijos de puta
Mais des amis franco de port / sino amigos de puerto franco (5)
Des copains d’abord / ante todo amigos.

C’étaient pas des amis de luxe / No eran amigos de lujo,
Des petits Castor et Pollux / pequeños Castor y Polux (6)
Des gens de Sodome et Gomorrhe / gente de Sodoma y Gomorra
Sodome et Gomorrhe / Sodoma y Gomorra
C’étaient pas des amis choisis / No eran amigos elegidos
Par Montaigne et La Boetie / por Montaigne y la Boetie (7)
Sur le ventre ils se tapaient fort / Se partían de risa (8)
Les copains d’abord / Los amigos primero

C’étaient pas des anges non plus / Tampoco eran ángeles
L’Évangile, ils l’avaient pas lu / El evangelio no lo habían leído
Mais ils s’aimaient tout’s voil’s dehors / pero se querían a toda vela
Tout’s voil’s dehors / a toda vela
Jean, Pierre, Paul et compagnie / Jean, Pierre, Paul y compañía
C’était leur seule litanie / Era su única letanía
Leur Credo, leur Confiteor, / su Credo, su Confiteor
Aux copains d’abord / a los amigos primero

Au moindre coup de Trafalgar / Al menor golpe de Trafalgar
C’est l’amitié qui prenait l’quart / era la amistad quien cogía el timón
C’est elle qui leur montrait le nord / era ella quien les mostraba el norte
Leur montrait le nord / les mostraba el norte
Et quand ils étaient en détresse / Y cuando estaban en apuros
Qu’leurs bras lancaient des S.O.S. / cuando sus brazos lanzaban S.O.S
On aurait dit les sémaphores / se hubiera dicho que eran semáforos
Les copains d’abord / Los amigos primero

Au rendez-vous des bons copains / En las citas de los buenos amigos
Y avait pas souvent de lapins / nadie solía hacer campana (9)
Quand l’un d’entre eux manquait a bord / Cuando a bordo faltaba uno de ellos
C’est qu’il était mort / es que había muerto
Oui, mais jamais, au grand jamais / Si, pero jamás, nunca jamás
Son trou dans l’eau n’se refermait / se cerraba el hueco que dejaba en el agua
Cent ans après, coquin de sort / Cien años después, maldita suerte
Il manquait encore / seguía faltando

Des bateaux j’en ai pris beaucoup / Yo he tomado muchos barcos
Mais le seul qu’ait tenu le coup / pero el único que ha resistido
Qui n’ai jamais viré de bord / que jamás ha cambiado de rumbo
– mais viré de bord / – mas ha cambiado de rumbo
Naviguait en père peinard / navegaba a su aire
Sur la grand-mare des canards / por el gran estanque de los patos
Et s’app’lait les Copains d’abord / y se llamaba Los amigos primero
Les Copains d’abord / Los amigos primero

(1) La balsa de la Medusa, en la que los supervivientes del naufragio de ese barco vivieron la durísima situación inmortalizada por el conocido cuadro de Gericault.
(2) Un Père Peinard es un hombre apacible, pero también fue un semanario anarquista de finales del XIX.
(3) La grand-mare des canards, seguramente se refiere al étang de Thau,  una gran laguna de agua salada que hay al lado de Sète, pero los canards son también los peródicos, de modo que el barco también navega por encima del gran estanque o el mar de las murmuraciones y las críticas.
(4) “Fluctuat nec mergitur”: “Vacila pero no se hunde”. Lema de la ciudad de París, presente en su escudo, aplicable también aquí a la amistad.
(5) De puerto franco o de portes pagados, amigos incondicionales
(6) Castor y Pollux, gemelos mitológicos, hijos de Zeus y Leda, que simbolizan la amistad sin fisuras.
(7) Montaigne hizo proverbial con los Ensayos su gran amistad con el escritor Étienne de la Boétie.
(8) “Se taper sur le ventre”, literalmente darse golpes en la barriga, es reirse y también tratarse con excesiva familiaridad
(9) “Poser un lapin”, es poner una excusa para no presentarse. Por otro lado, los conejos no son bien vistos en los barcos, por su capacidad roedora.

Y una vez más, en directo como en las grabaciones, siempre igual y siempre renovado, Georges Brassens canta Les copains d’abord.

Anuncios

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Canciones estupendas y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Canciones estupendas (44) – Les copains d’abord (Georges Brassens)

  1. Es una canción estupenda 😀 U:A y adióooooooooooós

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s