Últimos días en el desierto

Según cuenta el hijo de García Márquez, cuando los periodistas le preguntaban qué debía a su padre, se quedaba con las ganas de responder: “Lo mismo que usted al suyo”. Es decir, tal como nos muestra ahora en su último trabajo, también le debe la pesada carga de un acosador superego, del conflicto edípico y de una incomunicación llena de silencios acusadores. Es decir, la misma carga que soportamos todos los hijos, míticamente encabezados y representados por el que tuvo el padre más grande y exigente, este Jesús de Nazaret que en la película de Rodrigo García, en sus Últimos días en el desierto, encuentra una familia que resume la humanidad, con un joven que, como él y como todos, debe a su padre la imperativa necesidad de ser, a pesar de todo, un buen hijo.

Ewan Mcgregor compone un Cristo muy creíble y tan humano como le pide el guión de una película cercana en algunos aspectos pero más laica que El séptimo selllo de Bergman, y hace también el papel de Satanás, su cínico alter-ego, aunque algunas miradas del padre de familia llaman la atención hacia la interpretación que de él hace Ciarán Hinds. Bien construida y narrada con el ritmo apropiado, con espectaculares paisajes de un desierto californiano, una magnífica fotografía (Emmanuel Lubezki), especialmente llamativa en las escenas nocturnas con los protagonistas reunidos en torno al fuego, y también muy buena música firmada por Danny Bensi y Saunder Jurriaans, claramente deudores de Arvo Part, Últimos días en el desierto es una parábola en la que, desde ese título hasta la última de sus extraordinarias imágenes, Rodrigo García, autor también del guión, no da una sola puntada sin hilo, una obra maestra que puede y debe verse repetidamente para descubrir y disfrutar de toda su riqueza. De tal palo, tal astilla, aunque sea la de una cruz.

Anuncios

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Cine y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Últimos días en el desierto

  1. lluisemili dijo:

    La peli promet.
    I si “Danny Bensi y Saunder Jurriaans,[son] claramente deudores de Arvo Part”, Emmanuel Lubezki beu molt dels grans pintors barrocs tenebristes (a temps complet com La Tour, Caravaggio, Ribera i Rembrandt o a temps parcial com Rubens, Velazquez, Velazquez, Murillo, …https://en.wikipedia.org/wiki/Georges_de_La_Tour#/media/File:Georges_de_La_Tour_001.jpghttps://www.google.es/search?q=caravaggio+obras&espv=2&source=lnms&tbm=isch&sa=X&ved=0ahUKEwjX0J7z1pTTAhWHuRoKHRrtC6kQ_AUIBigB&biw=1850&bih=912#tbm=isch&q=caravaggio+&imgrc=BLof2pz00d9XSM:
    https://www.google.es/search?q=ribera+pintor&espv=2&source=lnms&tbm=isch&sa=X&ved=0ahUKEwifkNWT2ZTTAhVMPhQKHY8ICEQQ_AUIBigB&biw=1850&bih=912#imgrc=iE9xxQKfmjNgJM:

    I posats a fer: congrés del PSOE

    (Susana y los viejos)

    • José Luis dijo:

      😀

      (M’he permès posar la imatge i el títol)

      Sembla que el fotògraf és molt bo, jo no m’havia fixat en ell fins ara. A les escenes de dia, potser no el valores tant perquè et sembla que és el paisatge el que és molt potent, però les nocturnes… efectivament molt pictòriques, vaig recordar moltes sagrades famílies, i Velázquez, i Caravaggio. Però la peli és molt bona, més enllà de les imatges. Ja m’havia agradat molt Nueve vidas, aquesta em sembla una obra d’una alçada poc usual.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s