Pentecostés

Giotto di Bondone - Pentecostés.

Giotto di Bondone – Pentecostés.

Se dice que en el primer movimiento de la Sonata nº 13, Pentecostés, Biber representa el “fuerte viento” que según los Hechos de los Apóstoles acompañó el descenso del Espíritu Santo. Hoy la podrían emplear en cualquier película con desiertos fisicos o mentales, o un documental sobre campesinos magiares o tártaros,  aunque también valdría para la escena de una alucinación mística colectiva. Pero sin ningún vendaval; si acaso, una suave brisa moviendo las cortinas. Sin embargo, Lina Tur subtitula su interpretación con el texto evangélico y los descreidos tenemos que agachar la cabeza. En cualquier caso con una performance de este estilo y un poco de publicidad, esta Sonata podría escalar en las listas de éxitos.

When the day of Pentecost came,
Al llegar el día de Pentecostés,
They were all together in one place.
Estaban todos reunidos en el mismo lugar.
Suddenly a sound like the blowing of a violent wind came from heaven
De repente, llegó del cielo un ruido como el soplo de un violento viento
They saw was seemed to be tongues of fire that separated
Vieron lo que parecían unas lenguas de fuego que se repartían
And came to rest on each of them
Y se posaban encima de cada uno
All of them were filled with the Holy Spirit
Todos ellos se llenaron de Espíritu Santo
And began to speak in other tongues as the Spirit enabled them
Y empezaron a hablar en otras lenguas tal como el Espíritu les posibilitaba.

Cuando el Espíritu Santo se ha posado (en 1:15, And came to rest on each of them), se escucha una melodía de tres notas, la, sol, fa: Es el tema del Espíritu Santo, que se repetirá en los restantes movimientos, Gavota, Giga y Sarabanda, tres danzas que resultan así también iluminadas e impulsadas por el Espíritu Santo como lo fueron los apóstoles. O eso dice el clavecinista Fabien Roussel y podemos comprobar escuchando completa esta bonita Sonata Nº13, Pentecostés:

Sobre las Sonatas del Rosario, aquí.

Anuncios

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Barroco y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Pentecostés

  1. Yo cerré los ojos para saltarme los Hechos de los Apóstoles. No hace falta subtítulo alguno: la música es el verdadero “don de lenguas”.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s