E de Esel -y de Elektra- (De la A a la Z, 26 cosas -y más- que quizás no sabes de Richard Strauss)

esel

Un burro (‘Esel‘ en alemán) fue el poco convencional protagonista de la opereta final de Strauss, Des Esels Schatten, La sombra del burro, obra que dejó incompleta. Es en realidad un singspiel sobre un episodio cómico-satírico de Los abderitas de Christoph Martin Wieland (el escritor cuyo Oberon inspiró a Weber), basada a su vez en uno de los textos erróneamente atribuidos a Plutarco en los que Demóstenes narra una historia sustancialmente igual, la de un desventurado burro llamado Antrax, que acaba muriendo en el olvido antes de que concluyan los pleitos suscitados por la negativa de su propietario a permitir que el dentista griego al que lo ha alquilado se proteja del sol aprovechando su sombra, por no hallarse incluida en el precio.

Este es un dúo de la pareja protagonista; Strauss, al final de su vida, jugaba imitando los rebuznos y los andares de un burro:

La E podría ser también de la Escuela benedictina de Ettal a la que asistía su nieto, para la que compuso esta obra, ampliada y orquestada tras  su muerte por un profesor de música de la misma llamado Karl Haussner, que fue quien dirigió su estreno en la abadía de la ciudad en 1964 conmemorando el centenario de Strauss. Pero, en las antípodas del burrito, si Strauss tiene una E es la de Elektra, primera y excelsa colaboración de Hugo von Hofmannsthal a partir del texto de Sófocles y la incursión más avanzada del compositor en los nuevos lenguajes musicales del siglo,

con un acorde menos nombrado pero tan especial y reconocible como el Tristán de Wagner, el “acorde Elektra”, una “síntesis bitonal de Mi mayor y Do sostenido mayor”. leit-motiv de la protagonista de esa tremenda ópera.

____________________________________________________________________________________________
El texto introductorio resaltado en azul pertenece a “26 things you may not know about Richard Strauss”, un trabajo de Chris Shipman en la web de la Royal Opera House.
Anuncios

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Opera y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s