Curiosas propiedades de la música

La música no sólo sirve para disfrutar de la música.  También para otras cosas. Los psicólogos destacan su  valor terapéutico. Está demostrado, por ejemplo, que la  música amansa a los animales. San Francisco de Asís  atraía a las fieras salvajes y cantaba a coro con ellas  simpáticas melodías medievales. Se sabe que gorjeaba  en canon (véase canon en un buen diccionario de música) con el jilguero y la jilguera. También aullaba a dos voces con el lobo salvaje. 

La música también influye sobre las plantas. Se han  hecho experimentos para determinar cuánto puede estimularse el crecimiento de los vegetales mediante la  propagación de la música grabada, y comparar sus desarrollos con los de otros sometidos a un régimen de silencio. Los resultados han sido sorprendentes: ¡las plantas  estimuladas con música crecen muchísimo menos que  las otras! 

Felipe González, famoso billarista y presidente español, solía interpretar en su jardín de bonsáis el Scherzo n°1 en si menor Op.20 de Chopin en castañuelas, con acompañamiento al piano del señor vicepresidente. Fue  notable cómo aumentó de tamaño el señor vicepresidente. 

Mucho más sensibles de lo que parecen cuando se  las ve en la maceta, las plantas han mostrado preferencias por ciertas obras musicales que les llegan  hondamente: Cascanueces (en especial el Vals de las flores), La niña de los cabellos de lino, Las hojas muertas, El  manisero, Moliendo café, Juanita Banana, Amapola, Clavelitos y, en función lírica doble, El caballero de la rosa del  azafrán. 

Por su parte, los animales se han inclinado por: El  murciélago, Cavalleria rusticana, El carnaval de los animales, Pedro y el lobo, Madame Butterfly, La verbena de la  paloma, El vuelo del moscardón, El lago de los cisnes, Cucurrucucú paloma, El cóndor pasa, El unicornio azul, Tengo  una vaca lechera, Porky & Bess, El loro del Rhin y, en interesante popurrí, El pájaro chogüí de fuego. 

Cantando bajo la ducha. Jorge Maronna (Les Luthiers) y Daniel Samper.

Anuncios

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Cantando bajo la ducha. Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a Curiosas propiedades de la música

  1. ¡Ja, ja, ja! ¡Te sales! ¡Ja, ja, ja!

  2. timamót dijo:

    A la llista dels animals, falta el meu recordat canari Vivaldi que a les onze de la nit feia refilets si sentia els Beatles!!! (clar que beatles = escarbats)

  3. lluisemili dijo:

    No trobo la autoria del text en verd. És teu? El caballero de la rosa del azafran és difícilment superable

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s