Sintaxis

Con todos mis respetos para Gila, el requerimiento formal del presidente Rajoy al president catalán Puigdemont de que le aclare si declaró la independencia de Cataluña o no para saber cómo debe actuar me recordó los gags del genial humorista del teléfono y la boina en los que hablaba con el enemigo para saber si éste iba a atacar y a qué hora, a fin de estar preparado para defenderse. ¿O qué otra cosa le está diciendo Rajoy al honorable president al requerirle que le especifique si le ha atacado o no para, en el caso de que sea que sí, darse por ofendido y enviar a la Guardia Civil a detenerlo junto con todos sus colaboradores?

Cabe pensar que la ambigüedad con la que Puigdemont y éstos redactaron su discurso de declaración o no de la independencia, que quedó de inmediato suspendida o no en función de si se declaró o no fuera premeditada y no producto de su torpeza verbal y lingüística, en cuyo caso Mariano Rajoy estaría exculpado, pues ni siquiera al autor de frases tan deslumbrantes como la de que “Es el vecino el que elige al alcalde y es el alcalde el que quiere que sean los vecinos el alcalde” o “La cerámica de Talavera no es cosa menor, lo que quiere decir que es cosa mayor”, se le puede exigir que interprete la de una persona que además habla en catalán: “Asumo el mandato del pueblo de que Cataluña se convierta en un Estado independiente en forma de república”. A un presidente español se le ha de exigir que responda como se debe a las ofensas a su país, pero no que analice sintácticamente una frase que ni los más avezados lingüistas podrían descifrar correctamente. Y si el presidente de España no es capaz de comprender el sentido último de la solemne frase de Puigdemont, normal es que considere que quizá se precipita al darse por ofendido y poner en aplicación el artículo 155 de la Constitución Española, que, por cierto, tampoco es tan transparente, pues llevan días y semanas prestigiosos juristas tratando de descifrarlo sin conseguir ponerse de acuerdo.

Así las cosas, creo llegado el momento de que los humoristas y los lingüistas releven a los políticos en la solución de un problema que, por si estaba poco enconado, ha entrado en el terreno de la interpretación sintáctica y morfológica, que es tanto como decir de la parapsicología. Que se lo pregunten, si no, a los estudiantes que cada año tienen que comentar un texto en la selectividad y rezan porque no les toque uno de ningún político. Preferible un chiste de Gila, que por lo menos es más divertido: “¿Está el enemigo?… Que se ponga”.

Julio Llamazares, El Pais, 14/10/2017

Anuncio publicitario

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Sociedad. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Sintaxis

  1. gloria aparicio dijo:

    Ypensar que entonces nos reiamos de este estupendo gag por lo desorbitado que parecia…. solo que entonces nos reiamos a carcajada batiente y en esta digamos… mala pero real «copia» además de no causarnos ni pizca de gracia nos obliga a estar durante demasiado tiempo con los dientes y el «culito» apretados…
    Si fuera cierto que hay un «más allá» nuestro gran Gila se debe estar tronchándose de risa mucho más de lo que nosotros lo hicimos con él……
    Muy grande ese cómico.

    • José Luis dijo:

      El artículo me parece realmente bueno, ya es dificil reir con este asunto. Yo estoy cruzando los dedos, se puede liar parda en cualquier caso, pero ojalá se mantenga la dirección marcada con el sí pero no.

      Gila, desde que nació en la portería porque su madre no estaba, fue único.

  2. gloria aparicio dijo:

    O….. NO pero SI……

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s