Al revés

Entonces las sequías eran pertinaces, los comunistas acérrimos, los fumadores empedernidos y los marcos paisajísticos incomparables; nunca los fumadores eran acérrimos y los comunistas empedernidos o las sequías incomparables, no. Había un orden impuesto que lo determinaba todo, incluido el lenguaje, ese arma de destrucción. Hablo de ese franquismo del que se acusa ahora desde el independentismo catalán a todos los que no piensan como ellos, no importa que sean Frutos o Ariza, que sufrieron persecución y cárcel por sus ideas en el franquismo de verdad mientras algunos de sus acusadores de ahora disfrutaban de los favores del régimen.

Franco ha vuelto últimamente para nombrar a todos aquellos que no les dan la razón a los independentistas catalanes, da igual cuál sea su pasado o su ideología. Facha es el que no piensa como tú y franquismo todo aquello que no conviene a tus intereses, ya sean las leyes o las sentencias de los tribunales de Justicia o simplemente la Constitución. En la radicalización de un mundo que sigue el camino del abertzale vasco de los ochenta la realidad se ha dado la vuelta y nada es lo que parece, al contrario. De repente demócrata es el que incumple las leyes y represor el que las hace cumplir, pacifista el que desobedece a los tribunales y jueces y antidemócrata el que los obedece. Y así vamos deslizándonos hacia un paisaje invertido, hacia una realidad inversa en la que se identifica la democracia con el franquismo y a los antifascistas se les llama fachas por no pensar como sus acusadores. Pasó en el País Vasco con Ibarrola, por ejemplo, y pasa en Cataluña con Juan Marsé o Serrat.

De seguir vivo, a José Agustín Goytisolo se lo llamarían también, pero, como ya está muerto, puede seguir tranquilo donde esté ahora mientras muchos catalanes y españoles vuelven a tararear aquel poema suyo infantil al que le puso música Paco Ibáñez y cuyos versos están más vivos que nunca: “Érase una vez/ un lobito bueno/ al que maltrataban/ todos los corderos/ Y había también/ un príncipe malo,/ una bruja hermosa/ y un pirata honrado/ Todas estas cosas/ había una vez/ cuando yo soñaba/ un mundo al revés”. Claro que para los independentistas José Agustín Goytisolo será un español, puesto que nunca se le vio con una estelada gritando independencia por esas calles de Barcelona en la que a su madre la mató una bomba de un avión franquista dejándolo huérfano junto a sus dos hermanos menores en un tiempo en el que el franquismo era real y no el espantajo que ahora enarbolan los independentistas catalanes mientras desayunan tranquilamente en el bar.

Julio Llamazares. El Pais, 11 de Noviembre de 2017

 

Anuncios

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Sociedad y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

16 respuestas a Al revés

  1. Judit dijo:

    Hombre, digamos que hay personas que quizá sí que desayunan tranquilamente en el bar, pero el de la cárcel, quizá por haber incumplido una ley que manda a la cárcel a personas por opinar, por manifestar su opinión, por rapear, por manifestarse en las redes sociales. De verdad, yo también digo BASTA YA. Y sí, quiero irme de España. Que no puedo? Pues nada, ajo y agua.
    Un abrazo desde la más profunda de las discrepancias con el artículo que publicas. Pero desde el respeto y la no violencia. Eso vaya SIEMPRE por delante

    • José Luis dijo:

      Respeto y no violencia, dos actitudes cuya virtud depende de lo que se respete y de lo que se defienda con la no violencia. Respeto para la verdad: Aquí no hay ninguna ley que mande a nadia a la carcel por opinar, ni por las variantes que se añaden para rerforzar el argumento, sino por hacer. Habrán hecho o no, eso es otra cosa, pero por el momento, una juez dice que sí. Y parece que ella no merece ningún respeto, siempre condenados cuando lo que dictan no nos conviene. ¿Basta ya? ¿Tiramos la piedra y nos rasgamos las vestiduras ofendidísimos ante la respuesta? Esa historia me suena.

      Lamento mucho que te recetes ajo y agua, y más aún que desees irte de España. Pero no te moverías mucho, y eso sí es triste. Tanto como hablar de respeto y no violencia mientras se llama fascista a cualquiera que discrepe.

  2. Judit dijo:

    Hartazgo de la marca España, que no de los españoles. No me siento española, ni me sentiré nunca más española, aunque lo ponga mi DNI…Puedo? No me moveré porque aquí he nacido y aquí seguiré, of course, pase lo que pase. Ni tiro piedras, ni me rasgo vestiduras. Ni siquiera ofendida. Sí triste y muy consciente de que hay cosas de las que no se puede hablar ni siquiera entre los que vivimos en Catalunya… Y SÍ respeto. Y SIEMPRE no violencia. Y que yo sepa yo no he llamado a nadie fascista. Petons!!!!

    • José Luis dijo:

      Parece muy complicado. España son los españoles; la marca, una cuestión de imagen comercial, o, en todo caso política. Y por tanto, transitoria. No entiendo que sea la marca y no la realidad lo que prevalezca para cambiar tus sentimientos, pero en todo caso, eso no lo dudo, son los que son. Y no creo que nadie te haya sugerido que debas sentir otra cosa como para preguntar si puedes sentir lo que sientes. Lo cual no quiere decir que esos sentimientos sean los más sanos ni sus motivaciones profundas merezcan un análisis, como hoy hacemos con tantos sentimientos del pasado que fueron alimentados y alimentaron catástrofes mayúsculas.

      Aunque era imposible entenderlo, me refería a movimientos morales, no físicos: debes haber pensado que estaba más loco de lo que estoy. Del resto, naturalmente no aludía a tu persona en concreto. Pero el hecho histórico es que han tirado piedras y se rasgan las vestiduras de que desde el otro lado se haya respondido, y la respuesta general, la postura oficial ante cualquiera que haya discrepado ha sido llamarle fascista o cualquier hermoso sinónimo más o menos acertado. Coincido en la tristeza y si te he entendido bien, en que tampoco estoy muy feliz con todos mis compañeros de viaje. Y, desde luego, en el respeto y en la no violencia, pero no hace falta que te recuerde que la violencia no es solo física, y que en ocasiones, no es sólo legítima, sino justa y necesaria. Y me parece a mí que las acciones institucionales verdaderamente violentas, ilegitimas e injustas han partido de Cataluña, no de aquí.

      Un petó. 😉

  3. Judit dijo:

    Venga ya…Jajajaja. Empezamos por las firmas recogidas por Rajoy + la declaración de inconstitucionalidad de l’estatut votado según la Sagradísima Constitución? Por decir una…
    De ley prefiero no hablar…Actualmente me siento más bien poco protegida…Pobres jueces!! Pobres profesores de derecho! No me gustaría estar en su lugar

    Petons molts i variats

    • José Luis dijo:

      Por decir una, es decir, la una, una recogida de firmas. Claro que, ¿recuerdas la pregunta de las firmas? ¿Ya no? Pues no era contra Cataluña, era por la igualdad: “¿Considera conveniente que España siga siendo una única nación en la que todos sus ciudadanos sean iguales en derechos y obligaciones, así como en el acceso a las prestaciones públicas?” Retorica política barata y nada pacificadora, desde luego, pero al mismo nivel de lo que se estaba gestando en Cataluña y que vendió el agravio de un partido como la agresión de España a Cataluña. En cualquier caso, como exponente de violencia al lado de la misma propuesta de secesión, no parece gran cosa. Aunque para casus belli tampoco hace falta casi nada.

      Respecto a la declaración de inconstitucionalidad, la hicieron unos jueces, tan poco merecedores de ese respeto que tanto predicas como el conjunto del colectivo, segun sugieres al perdonarles la vida o declararte desprotegida. Y ¿no era inconstitucional aquel estatut? Y sobre todo, a bote pronto: ¿recuerdas en que consistió exactamente el recorte? ¿Ya no? Lo que sí recuerdo yo es que ese asunto ocupaba un lugar no muy destacado en la lista de preocupaciones de los catalanes: el número doce. Será entonces que la grave ofensa que se ha convertido en axioma intocable fue rechazar lo que habia votado el Parlament, ya no importa lo que fuera ni vale la pena recordarlo, como si la voluntad de una autonomía tuviera valor supremo, por encima de la naturaleza de su pretensión, por encima de las reglas de juego previamente acordadas por todos. Y de nuevo: los jueces comprados. Pero solo para lo que no me conviene, claro. Porque de lo ajustado a las leyes de su sentencia, que es de lo que se trataría, ya no hace falta hablar…: “Venga ya…Jajajaja” Es decir: Lo sabe todo el mundo. ¿Seguro que lo sabe? Judit, que ya somos mayorcitos.

      • Judit dijo:

        Con cariño José Luís, Sí lo tengo claro, porque me lo he leído y sé los artículos que se rechazaron y el preámbulo…Pero da igual. Tanta gente que no lo sabe aunque lo esgrime como argumento…Claramente, no me vas a convencer, NI YO A TÍ. Lo que está pasando en este país es (o me parece) tan gordo (aunque está claro que para una gran parte de la población española todo va muy bien y no lo ve así…) desde ya hace años (y no sólo en lo referente a Catalunya) que aunque sólo sea para intentar construir algo distinto, para intentar vivir en un país donde la ley está al servicio de todos (y no me digas todo lo que hemos hecho que es ilegal, lo sé ,bienvenida ilegalidad, estoy manipulada, adoctrinada y todos los vocablos que se te puedan ocurrir para definir la insurrección, sedición y tumulto violento que protagonizamos estos milloncejos de ciudadanos, todos equivocados, tontos, locos, ingenuos, abducidos y etc…
        Cuanto más me informo, más leo, más “vivo” (porque el 1 de Octubre hubo que vivirlo de primera mano) más elementos tengo para decidir más allá de los puramente emocionales (transmitidos “genéticamente” y con mucho amor sobretodo por mi querido padre)…. Más me reafirmo. Y confieso que no soy muy optimista. Porque veo muuuucha incapacidad en España (y bastante en Catalunya) para reconocer derechos legítimos, sin dramas, sin tragedias, mirando a la cara el problema y aceptando realidades, como yo miro y acepto el hecho de que hay tantas personas que viven en Catalunya y quieren seguir siendo españolas…Momento histórico apasionante que nos abre a un montón de oportunidades…O no.
        En fin, si quieres hablamos de música. Ella sí que no tiene fronteras…Petons!!

        • José Luis dijo:

          Un hervidero en el que ya no se puede entrar, y menos escribiendo. Sobre todo con el punto de partida, esas mayúsculas que presuponen lo que son los demás proyectando lo propio, aquí explícitamente (*). Te diré que he estado mucho tiempo, años, sin saber muy bien a que carta quedarme. De modo que no seré tan inamovible. Entre otras cosas, porque no estoy existencialmente implicado. Pero de lo que no me apearé es de la convicción de que así no, de que no se puede emplear la calumnia y la mentira como principal arma para conseguir lo que se desea (como ahora ya se está reconociendo). Y ante ellas, retiro todo el beneficio de la duda que se puede dar y que trato de dar ante opiniones contrarias. El mundo está lleno de buenas intenciones y no hay que ir muy atrás en la historia para ver a donde nos conducen, cuando, o quizás a causa de que los medios no son legítimos. El problema del fin y los medios no es ético, es práctico. En el caso de Cataluña, no hace falta poner en la balanza todo lo interesado y retrogrado que, como en todas partes, hay inevitablemente en cualquier movilización de este tipo, porque
          todo lo bueno que se persiguiera o hubiese en los objetivos y sus motivaciones, se va a freir monas, se descalifica y se anula en el momento en que se quieren conseguir a toda costa.

          En fin. No sé si volveremos a hablar de música. Cuando cierre el paréntesis este, que me parece que va a ser pronto, ya veré, estoy un poco cansado además de triste.

          P.S. “estoy manipulada, adoctrinada y todos los vocablos que se te puedan ocurrir para definir la insurrección, sedición y tumulto violento que protagonizamos estos milloncejos de ciudadanos, todos equivocados, tontos, locos, ingenuos, abducidos y etc…” Pues no lo sé, pero calentita sí que estás. Y haber masas así, las ha habido. De hecho, como tales, quizás todas las enfervorizadas. De modo que, como argumento “ad obvium” 😀 no me vale.

          * P.S. 2. De hecho, decir “No me vas a convencer” es casi un eufemismo, y muy revelador: “No pienso dejarme convencer” es más exacto.

  4. Judit dijo:

    Pues nada, cerremos el paréntesis, será mejor…No era mi intención cansarte sino simplemente manifestar mi opinión en un espacio titulado “Ancha es mi casa” en el que entiendo está permitido discrepar. Yo no he pretendido ni pretenderé juzgar tu posición, lícita como la mía, no soy nadie para hacerlo y lo de “convencer” si te parece revelador y que proyecto y no sé que más …pues ok…Lo he escrito espontáneamente y refiriéndome al objetivo final (lo que a mí me gustaría) y no al camino que, obviamente no es fácil , quizá es utópico. Y calentita…Hombre sí, digamos que no estoy indiferente, sino más implicada que nunca y convencida de dónde quiero estar. Yo acabaría. No porque no me encante continuar con la dialéctica, pero coincido en que es agotador y yo no sé a qué te dedicas tú, pero yo continuo gastando mi energía en la zona metropolitana durante muchas horas al día…Siento si te he molestado en algo porque no era mi intención.
    Un beso.

    • José Luis dijo:

      En absoluto me has molestado, esto ha sido un malentendido. El paréntesis al que me refería empezó aquí, hace unas semanas, cuando, habiendo decidido dejar al menos por una temporada el blog dado el malestar que me causaba todo lo que estaba sucediendo (el cómo, no el qué), lo abrí para decir lo que pensaba del asunto, un paréntesis iniciado con una foto que resumía lo que sentía, dedicado exclusivamente a lo que antes evitaba aquí. Y el cansancio no era por esta conversación, sino respecto al blog, porque también había algo de eso en el pensar dejarlo.

      Ya sabes a qué me dedico. 🙄 Y si tu estás todavía más implicada, aún debo agradecer más el tiempo que has invertido aquí, y comprendo que quieras dejarlo. Pero espero volver a leerte, dentro o fuera del paréntesis, si hay ocasión. En cualquier caso, dentro de un par de años, pásate por aquí y relee lo que hemos escrito. Las utopías se malogran cuando en el camino se sacrifica lo que no se debe sacrificar nunca.

      Un abrazo y un beso.

      • Judit dijo:

        ¿Para qué sirve la utopía? Para eso sirve, para caminar!! (Eduardo Galeano)
        Bon viatge!! 😉

      • José Luis dijo:

        “Una utopía que sólo es factible en una sociedad de santos es una visión peligrosa, porque nunca hay suficientes santos.” (David Friedman)

        “La historia del siglo XX es la historia de las utopías convertidas en campos de concentración.” (Octavio Paz)

        De modo que adelante con las utopías, pero cuidado con los utopistas.

        Bon viatge!! 😉 ( Pero cuidado con las autopistas)

      • José Luis dijo:

        (y, ahora que pienso, más cuidado aún con los atajos)

  5. Josep Olivé dijo:

    No me gustaría que dejaras el blog. Dure más o menos este paréntesis, me gustaría que continuaras con él. Peco de egoísta, lo sé, porque no es lo mismo generarlo y mantenerlo que simplemente leerlo y participar en él. Pero siempre he pensado que consigues algo muy difícil: ofrecer una interesantísima visión, entre divertida y culta, del maravilloso mundo de la música.

    • José Luis dijo:

      Gracias Josep, te pongo en la balanza y, mientras, ves tomándote lo que quieras. Aunque ya ves, hay quien ha manifestado su desacuerdo con lo que dices, con lo facil es no aparecer si no le gusta. Aunque juraría que ese pulgar no tiene nada que ver con la música, ni con el blog de antes del paréntesis…

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s