Los plagios de John Williams (1) – Himno a los caídos de Salvar al Soldado Ryan

“Los poetas inmaduros imitan: Los poetas maduros plagian; los malos poetas deforman lo que toman, y los buenos poetas lo convierten en algo mejor, o cuando menos, algo diferente.” Hay que empezar con la cita de T.S. Eliot, que Picasso parafraseó llevando al límite: “Los buenos artistas copian, los grandes roban”. Pero ni todo lo copiado supera al original, ni todos los que roban son grandes, ni es justificable la ocultación sistemática, especialmente cuando una carrera se cimenta en el uso de material ajeno. Ese parece ser el caso del venerado John Williams, que acumula meritos indudables como arreglista y orquestador, aunque también los merece como ojeador, pero que pocas veces reconoce y nunca subraya el origen, por no decir el fundamento, de muchos de sus éxitos.

En cualquier caso, doctores tiene la ciencia y tribunales la  justicia, de modo que, sea uso o abuso (porque dada la naturaleza y frecuencia de los “parecidos” es ingenuo pensar en coincidencia), vamos a  repasar los casos más notables, empezando por uno tan poco conocido como evidente: El Himno a los caídos de Salvar al Soldado Ryan.

La película de Spielberg tiene poca música y esta elegíaca maravilla, su tema principal, no acompaña imagen alguna pues sólo se escucha antes de iniciar la proyección, en la salas de cine, y con los títulos de crédito finales, tras la emotiva escena en el cementerio de Normandía, con el anciano soldado Ryan recordando las últimas palabras de su capitán ante la cruz bajo la que se hallan sus restos. La música, siempre impresionante, resulta en ese momento demoledora.


El “antecedente” se encuentra también en una película de 1941 igualmente ambientada en la segunda guerra mundial que en aquellos años tenía lugar. Se titula Paralelo 49 o Los invasores, por el paralelo que separa Canadá de los Estados Unidos, y por tratar de un comando de malísimos nazis, cuyo submarino ha sido hundido en la bahía de Hudson, que intenta atravesarlo para refugiarse en los entonces aún neutrales Estados Unidos. Para poner música a esta cinta propagandística (una de las primeras colaboraciones de Michael Powell y Emeric Pressburger, con grandes nombres en el reparto), la productora británica contrató nada menos que a Ralph Vaughan Williams, que se estrenaba así en la composición de bandas sonoras.

También podría decirse que Vaughan Williams se plagió a sí mismo, porque el inicio evoca El ascenso de la alondra, de 1914. Pero menos que John Williams, quien, salvo un extraordinario arreglo, apenas hace más que enmarcar la composición de su medio tocayo entre unos redobles de tambor y una fanfarria. (Y hay quien dice que el tambor se lo sugirió el famoso hombre del gong del principio. Es broma, naturalmente.) ¿Pero no hubiera sido más bonito, además de justo (y conveniente para la música) indicar la fuente de inspiración?   Pues como no ha sido, en desagravio al compositor británico, escuchemos de nuevo el tema de Paralelo 49, que, como en la película de Spielberg, acompaña también sus títulos de crédito finales.

Sin embargo, en la película británica, la composición de Vaughan Williams está muy por encima del escaso impacto emocional de la historia, y de hecho, sólo se corresponde bien con las imágenes de la presentación, cuando la naturaleza promete una épica que no llegará y la dedicatoria al pueblo canadiense adquiere con ella una condición elegíaca más propia de un homenaje a sus caídos. En cambio, en Salvar al Soldado Ryan, la música recoge y resume, como sólo la música puede hacer, toda la emoción que la película ha tratado de transmitir.

La gran habilidad de John Williams fue elegir ese tema y decidir o aceptar dejarlo para después del epílogo, sin imágenes. Chapeau. Pero a Vaughan lo que es de Vaughan.

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Bandas Sonoras, Cine, Parecidos y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s