Javier Perianes, desde la derecha

Es normativo que el teclado del piano quede siempre a la izquierda del escenario, de modo que los espectadores de ese lado pueden apreciar los espectaculares malabarismos de los virtuosos. Sin embargo, nuestro amigo JO, que de estas cosas sabe un poquito, prefiere sentarse a la derecha, porque le importa más la expresión del pianista que sus manos. Lo cual, puede ser la puntilla con artistas como Lang Lang, pero por lo demás, es una elección muy sensata. Especialmente con gente como Javier Perianes, porque, desde la derecha, se comprueba que su gesto es tan sincero y sentido como su música, que ese vibrato lateral del cuello que le hace temblar los mofletes en los momentos más enérgicos, o los alzamientos de cejas y los morritos con que acompaña las notas especialmente emotivas, son la expresión sincera y natural de un sentimiento auténtico.

A Perianes le sobra alegría y fuerza, pero, hoy por hoy, lo que deslumbra de él es su lirismo, y, de hecho, basta repasar los títulos de sus grabaciones: Música callada de Mompou, Canciones sin palabras de Mendelssohn, Les sons et les perfums de Debussy y Chopin, Piezas líricas de Grieg… Le escuché hace unas semanas un sublime Adagio del Concierto nº 1 de Brahms que ojalá pudiese haberme traido aquí, con un Chopin de propina tan emocionante como esta nana grabada en el Palau de la Música, con muchos planos de unas manos que también hablan de sinceridad y poesía.

Anuncios

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Piano, Romanticismo y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Javier Perianes, desde la derecha

  1. Josep Olivé dijo:

    Magnífico Perianes, pianista español con una proyección fantástica. Lo tiene todo para ser uno de los grandes. Tiempo al tiempo.

    Y por alusiones… 🙂

    Es que estar pendiente de las manos del pianista en un recital en directo es como estar pendiente de los subíítulos de una película: puede distraer el aspecto que merece la atención completa, la recepción de la música. Y en cambio la expresión facial y hasta corporal me puede hacer compartir sensaciones con el mismísimo intérprete, ser co-partícipe de su interpretación. La visión de las manos y su técnica no me dicen nada y en las obras virtuosísticas me distrae. Otra cosa muy distinta es lo que muestras en el youtube de la Berceuse de Chopin: ya no estamos ante instantes irrepetibles y hasta fugaces de la interpretación directa, sino ante una exposición musical que podemos estudiar en sus facetas musicales y técnicas, además de ser una obra muy conocida que facilita el poder estar pendiente tanto de escuchar como de ver. Estoy completamente de acuerdo en que el youtube muestra como las manos también transmiten música, cierto, y que es hasta poético verlas en el caso de Perianes con una elegancia que no todos los pianistas célebres poseen, pero lo estamos haciendo desde “casa”, con plena comodidad, con un objetivo y una perspectiva que difícilmente se puede dar en una sala de conciertos en donde la propia sala ofrece gran potencial de distracción.

    Tal vez el más grandioso pianista del siglo pasado fuera Horowitz, y no era precisamente un deleite ver su técnica ni sus manos. Deseo compartir el siguiente youtube de este pianista majestuoso y que alguien me diga si era preferible ver sus manos…Porque este youtube hay que verlo bien, se trata de la última pieza de Escenas de Niños de Schumann, en un concierto en directo, un Horowitz muy mayor tocando una escena infantil. En les últimos acordes en pianísimo su expresión facial absolutamente maravillosa acaso no trasciende la propia música? Acaso Horowitz no esta reviviendo, de manera emocionada, un recuerdo de niñez? Schumann nunca podía haber pedido tanto aun intérprete!

    • José Luis dijo:

      La comparación con los subtítulos es arriesgada por razones obvias, pero tiene su punto. Por lo demás, comentario y video muy por encima de la incitación. Por leer y ver cosas así vale la pena mantener el blog. Mil gracias, Schumann habría llorado también.

  2. Pingback: Piano sin manos | Ancha es mi casa

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s