Ejercicios para cantar en coro

Colóquese de pie en las escalinatas, de manera que pueda mirar hacia adelante y divisar con claridad al público y, sobre todo, que sus invitados lo vean. Cerciórese de cuáles de sus invitados están en la sala. No salude a sus parientes.

Esa cosa que está ahí adelante y mueve los brazos es el director. Tampoco lo salude. Abra la boca. Bien grande. No emita sonido: es suficiente que el público crea que usted canta. En los pasajes vigorosos, frunza también el ceño, como lo hacen su director o su vecino. Cuando note que los demás callan, cierre la boca.

Si se le cansan las mandíbulas por mantener la boca abierta mucho tiempo, deles un descanso. Para ello, hágase el que mira la partitura en espera de una nueva entrada. Mueva un poco la cabeza, como cuando lee. Aproveche este momento para observar de reojo a la soprano que canta a pocos metros de usted. O a ese barítono rubio y fornido, de ojos soñadores. Eso ya es asunto suyo.

Sonría al terminar, como si hubiera cantado. Y no se preocupe: las estadísticas revelan que, incluso en los mejores coros, sólo canta el 67 por ciento de la masa coral. Si lo hicieran todos, sería un barullo aún más desagradable.

Cantando bajo la ducha. Jorge Maronna (Les Luthiers) y Daniel Samper.
Anuncio publicitario

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Cantando bajo la ducha y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Ejercicios para cantar en coro

  1. Gloria Aparicio dijo:

    Ja, ja, lo has clavado….. Pero.yo como»solista sufridora» te aseguro que siempre es preferible ese, mutismo o play-back cutre a oír el desagradable sonido del «borinot» de turno que se atrasa por sordera o se adelanta para que quede claro que se lo sabe bien, sin contar con los desafinadores de profesión, esos hasta son capaces de arrastrar al coro en pleno y al propio solista si su parte la lleva algo»verde»…….y por último existen los que se acercan más a «tu teoría» pero que no acaban de ser mudos del todo….. Esos aparecen y desaparecen como el guardiana, no se implican naturalmente en la mayor parte de la partitura y hacen eso exacto que tu indicas en tu «teoría» pero……..
    ay renoi ! de repente oyen algo que les suena, claro… es ese pasaje donde el director los ha estado machacando durante horas, días, meses porque no había manera….
    y… esto me lo sé…! y se lanzan a todo trapo aunque en esa estrofa esté señalado: súbito «ppp» recibiendo alguna mirada de reojo de alguna compañera que hasta entonces pensaba en su ausencia….. Como ves José Luís, no es por jactarme pero por los años vividos se recogen experiencias malas, regulares y también buenas, estas últimas superan y te hacen olvidar el resto…. por suerte 🍀

    • José Luis dijo:

      Lo debe clavar, el de Los Luthiers, no yo, que corto y pego pero cito la fuente 😀 (Por lo cual soy ministrable, ojito) Si tuviese la gracia de estos pájaros, igual me habría dedicado 😀 En cambio, tu hablas con conocimiento de causa, y seguro que cada sesión debe ser una historia…

      Un abrazo!

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s