Cadenzas (2) – Beethoven, Allegro del Concierto para piano nº 5, ‘Emperador’

Aunque las cadenzas suelen estar cerca del final, las reglas están hechas para romperse y hay bastantes cadenzas en la parte central del movimiento. Más raro es hallarlas cerca del principio, cuando no pueden basarse en (casi) nada, pero las hay que se escuchan nada más empezar la obra: El record de precocidad es para Beethoven, que  inicia su “Emperador” con tres breves cadenzas  sucediendo a sendos potentes acordes orquestales. Sólo a Beethoven se le podía ocurrir empezar así, con lo que parece un pianista haciendo dedos y probando su instrumento. El día del estreno, la audiencia debió quedarse atónita. (*)

(*) Puede que no tanto. Buscando por otro motivo una traducción para la palabra flourish (que, ocupadas “floreo” y “floritura”, parece no existir),  encuentro en el Grove Dictionary que “el término fue usado en Inglaterra desde la Restauración hasta el siglo XVIII para denominar un breve preludio improvisado consistente fundamentalmente en escalas y arpegios adornando un acorde común. Su función era familiarizar a la audiencia con la tonalidad de la pieza y, como en la tocata y otras formas introductorias, permitir al intérprete probar la afinación y el funcionamiento de su instrumento así como ejercitar brevemente sus dedos en un pasaje de creciente brillo para preparar la ejecución” De modo que esta cadenza es también, y quizás más exactamente, un “flourish”.

 

Anuncios

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Romanticismo y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Cadenzas (2) – Beethoven, Allegro del Concierto para piano nº 5, ‘Emperador’

  1. Josep Olivé dijo:

    “Sólo a Beethoven se le podía ocurrir empezar así…”. Efectivamente.
    Siempre pensé que se trataba de un movimiento sin cadencia (aunque se iniciara nada menos con tres cadencias que pueden considerarse una sola), pero efectivamente sí puede considerarse que la tiene, y de manera bien transgresora en el mismo arranque. (No se si se entiende lo que acabo de escribir pero es que no se como explicarlo de otra manera.)

    • José Luis dijo:

      Lo que ya digo que no tengo tan claro es precisamente la novedad. Si no lo he entendido mal, los “flourish” ya eran algo así. En todo caso, el arranque es espectacular y digno de su genio

      • Josep Olivé dijo:

        Atendiendo a lo descrito para “flourish” y pensándolo mejor creo que aciertas en tus dudas acerca de la novedad, y que tal vez radique en eso la genialidad de Beethoven: en aplicar un tremendo “flourist” al principio de un concierto de carácter heroico y que pase por ser la cadenza del concierto al no aparecer esta en el lugar y momento acostumbrado.

  2. José Luis dijo:

    Buen abogado hubieras sido tú también… 😉

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s