Cadenzas (3) – Grieg, Primer movimiento del Concierto para piano

La del final del Primer movimiento del Concierto para piano de Grieg, prescrita por él mismo, es una cadenza como Dios manda. El pianista se arranca cuando la cosa va acabando, y el director y la orquesta bajan los brazos y escuchan sus simuladas divagaciones con lo que parece el segundo tema del  movimiento, del que pronto emerge el tema principal, soberbiamente embellecido  con el piano en plan todo terreno, hasta llegar  a uno de esos maravillosos clímax en pianissimo, tantas veces malogrados por las toses o el miedo a las toses, que la orquesta aprovecha para subirse al tren en el último y gran minuto. Y vivan las cadenzas, nunca las caenas.

El movimiento acaba con el mismo “flourish” con el que se inicia, pero vale mucho la pena disfrutar de lo que va de uno a otro y de ahí hasta el final del concierto, especialmente disponiendo de videos como éste del justamente mítico Arthur Rubinstein, con la LSO dirigida por André Previn. Eran los años de los Beatles, sin duda.

Y hablando de pelos: ¿No podría pasar por Einstein el Grieg de estas fotos?

Anuncios

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Post-Romanticismo y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s