Andante K364, desolación etérea

De algunos andantes de Mozart se desprende una desolación etérea, como un sueño de funerales en otra vida. (Ciorán)

De lo cual no es mal ejemplo este amoroso intercambio entre viola y violin que, plagio incluido, ya salió por aquí hace unos años.

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Clasicismo y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s