Coné, hijo mío, Coné

Lo contaron por la radio, un día que preguntaban por nombres raros. Una radioyente afirmó tener una vecina a la que llamaban Coné. Según dijo, cuando al ir a bautizarla preguntaron por el nombre que la querían poner, el padre, hombre de poca instrucción, contestó: “Ugenia”. A lo que el cura replicó, entre grave y airadamente: “Ay, Ugenia, Ugenia… ¡Con ‘e’, hijo mío, con ‘e’!”. Y, palabra de Dios, Coné se quedó la criatura.

Pero en la red hay varios Ulogios, y seguramente Ufrasias, Ulalias y hasta Uterpes que acabaron en Coné, e incluso se llama así el sobrino y coprotagonista de Condorito, una tira cómica chilena muy popular en toda Hispanoamérica, a quien su tío quiso llamar Ugenio, como la vecina del cuento que  contaron  por la radio asegurando que era verídico. Debe ser por lo del minuto de gloria.

 

Anuncios

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Humor. Guarda el enlace permanente.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s