Cadenzas (6) – Copland, Concierto para clarinete

Las cadenzas son polivalentes, y si normalmente juegan con lo ya interpretado, también sirven para hacer una transición a lo que está por venir. Así, los dos movimientos del Concierto para clarinete que Aaron Copland compuso por encargo de Benny Goodman, están enlazados por una cadenza central que abandona pronto el lirismo del primero para presentar el material del danzante y jazzístico segundo.

Cuentan que Benny Goodman le pidió a Copland que eliminase una nota muy alta de la obra,  una nota que desde luego podía tocar  cuando improvisaba en directo, pero que no estaba seguro de alcanzar frente a una partitura… Con todo, la obra fue compuesta para lucir la sensibilidad y el virtuosismo de aquel gran clarinetista y pone a prueba los de cualquiera. Por eso, disponer de una interpretación como la de Martin Frost hace aún más recomendable su audición completa. Y quien llegue al final, podrá escuchar a Bernstein… y a Stravinsky.

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Parecidos, Primera mitad del Siglo XX y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Cadenzas (6) – Copland, Concierto para clarinete

  1. Maria Teresa dijo:

    Se te felicita calurosamente! Que pases un día estupendo!

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s