Madame Mutter!


¿Puede salir Mozart a tocar?

No sabemos si Anna Maria Pertl dejaría salir a la calle a su pequeño Wolfang para ir a jugar con sus amigos, por más que en alemán, como en inglés y francés, jugar («zu spielen», «to play», «jouer») signifique también tocar un instrumento. Pero dicen los biógrafos de Mozart que su madre, una mujer callada y silenciosa, tenía muy buen humor. Y así debía ser para que el muchacho no dudase en escribirle cartas tan repletas de sus escatológicas bobadas como la famosa Madame Mutter! que, ya con 22 años, le remitió a Manheim desde la cercana Worms el 31 de Enero de 1778, durante el viaje a Kirchheimbolanden con Fridolin Weber y su hija Aloysia, primer amor y hermana mayor de la que sería su futura esposa, Constanza.

¡Señora madre!
Me gusta mucho el fiambre.
Estamos, gracias al Señor,
sanos y sin ningún dolor,
viendo el mundo entero,
aunque con poco dinero.
Pero vamos bien aseados
y nadie se ha constipado.

Desde luego, como cualquier criatura,
todos llevamos en la barriga nuestra basura
pero la sacamos fuera en un periquete
tanto antes como después del banquete.
Por la noche los pedos son numerosos
y los hay muy poderosos:
Anoche se escuchó el real
uno que olía a miel del panal,
y que si no sonó muy afinado,
de volumen andaba sobrado.
Más de una semana ya llevamos pasada
y hemos cagado una tonelada.

El Sr. Wendling debe estar enojado,
pues no estoy componiendo lo acordado,
Pero cuando atraviese el del Rin
y vuelva a mi hogar al fin
los cuatro cuartetos le daré con orgullo
y no podrá llamarme capullo.
Y el concierto, en París pronto lo acabo,
ahí lo escribo en un minuto, mientras cago.

Por lo demás, seré sincero, prefiero estos vecinos
para recorrer cortos y más largos caminos
que los compañeros en quien pensaba:
el estómago, al recordarlos, me da una patada.
Pues así son las cosas, convivir es el plan
pero el culo del Señor Weber vale más que la cabeza de Ramm.
Y más prefiero de su culo una menudencia
Que entero el de Wendling con toda su potencia

No insultamos a Dios cuando cagamos
ni si alguna porquería masticamos
Somos buena gente, nos gusta el bizcocho
y, summa summarum, ojos tenemos ocho:
Sí, sin contar en el que nos sentamos, ocho.
Pero ahora ya debo concluir.
A mi poesía solo quiero añadir
que este lunes tendré el honor, si no es mucho pedir,
de abrazarla y besarle las manos, y hasta los sabañones,
aunque antes me habré cagado en los pantalones.

à dieu Mamma
Tu niño fiel a tus pies se postra
En las rodillas tengo una costra
Trazom.

Sentido del humor, pero también mucha complicidad debía tener Anna Maria con su hijo, quien, entre burrada y burrada, le informaba del estado de sus obligaciones y, lo más importante para él, de que se estaba distanciando de los amigos musicales con que planeaba ir a Paris, el oboísta Friedrich Ramm y el flautista Johann Baptist Wendling -que nunca habían sido del agrado de la madre- y se pasaba a la familia del músico Fridolin Weber, con cuatro hijas cantantes con quien “jugar” y enamorado ya de una de ellas.

Y después de esa carta, es chocante escuchar algo de lo que ese infantil gamberro, que parecía padecer coprolalia y firmaba del revés, componía por aquellas fechas, como este delicadísimo y grave Andante cantábile de su Sonata nº 8, K.310.

Pocos meses después, Mozart enterraría a su Madame Mutter en París.

-♦-

Esta es una traducción inglesa de la poesía, aún algo menos literal que la intentada aquí, pero excelente:

Madame Mutter!
I like to eat Butter
We are, Thank the Lord,
Healthy and never bored.
Our trip is bright and sunny,
Though we haven’t any money;
We enjoy the company we keep,
We are not sick, we do not weep.

Of course, the people I see
Have muck in their bellies, just like me,
But they will let it out with a whine,
either before or after they dine.
There’s a lot of farting during the night,
And the farts resound with thunderous might.
Yesterday, though, we heard the king of farts,
It smelled as sweet as honey tarts,
While it wasn’t in the strongest of voice,
It still came on as a powerful noise.
We have now been here for over a week,
shitting muck upon muck in a steady streak.

Herr Wendling has reason to be angry with me,
For I haven’t written any of the quartetti;
But when I get back to the bridge o’er the Rhine,
I will travel homeward in one straight line,
And write the 4 quartets without any sass,
So he has no reason to call me an ass.

The Concerto I’ll write him in Paris, it’s fitting,
For there I can dash it off while I’m shitting,
To tell the truth, I’d rather go with these people here
Into the world both far and near,
Than with those music men I thought I knew,
When I think of them now, I feel so blue;
I may have to do it, but now it’s a dread,
For Herr Weber’s ass is better than Ramm’s head.

Indeed, a small slice from the ass of Herr Weber
I prefer to the whole Wendling endeavour.
We don’t insult God when we sit down and shit
Or if we eat muck, chewing off every bit,
We are all honest folk, birds of a feather,
And have summa summarum 8 eyes all together.
That’s not counting the one on which we sit.
But now I’d better stop this Poesie of wit.
Just one more thing allow me to add
Monday coming, please don’t be sad,
For I’ll have the Honour of kissing your hands
Though before I see you, I’ll shit in my pants.

Adieu Mamma
Yours,
With deep Respect and
Allegiance,
And full of scabs and obedience
Trazom.

Y la original en alemán:

Madame Mutter!
Ich esse gerne Butter.
Wir sind Gottlob und Dank
Gesund und gar nicht krank.
Wir fahren durch die Welt,
Haben aber nit viel Geld;
Doch sind wir aufgeräumt
Und keins von uns verschleimt.

Ich bin bei Leuten auch
die tragen den Dreck im Bauch,
doch lassen sie ihn auch hinaus
So wohl vor, als nach dem Schmaus.
Gefurzt wird allzeit auf die Nacht
Und immer so, daß es brav kracht.
Doch gestern war der fürze König,
deßen Fürze riechen wie Hönig,
Nicht gar zu wohl in der Stimme,
Er war auch selbsten voller Grimme.
Wir sind ietzt über 8 Täge weck
Und haben schon geschißen vielen Dreck.

Herr Wendling wird wohl böse seyn,
Daß ich kaum nichts geschrieben fein,
Doch wenn ich komm’ über d’ Rheinbrücke
So kom ich ganz gewiß zurücke
Und schreib die 4 Quartetti ganz
Damit er mich nicht heißt ein Schwantz.

Und das Concert spar ich mir nach Paris,
Dort schmier ichs her gleich auf den ersten Schiß.
Die Wahrheit zu gestehen, so möcht ich mit den Leuten
Viel lieber in die Welt hinaus und in die große Weiten,
Als mit der Tac=gesellschaft, die ich vor meiner seh,
So oft ich drauf gedenke, so thut mir der Bauch weh;
Doch muß es noch geschehen, wir müssen noch zusamm –
Der Arsch vom Weber ist mehr werth als der Kopf vom Ramm

Und auch von diesem Arsch ein Pfifferling
Ist mir lieber als der Mons: Wendling.
Wir beleidigen doch nicht Gott mit unserem Scheißen
Auch noch weniger, wenn wir in dreck nein beißen.
Wir sind ehrliche Leute die zusammen taugen,
Wir haben summa summarum 8 Augen
Ohne dem wo wir drauf sitzen.
Nun will ich mich nit mehr erhitzen
Mit meiner Poesie; nur will ich Ihnen sagen
Daß ich Montag die Ehre hab, ohne viel zu fragen,
Sie zu embrassiren und dero Händ zu küssen,
Doch werd’ ich schon vorhero haben in die Hosen geschißen.

à dieu Mamma
Dero getreues Kind
ich hab’ den Grind
Trazom.

-♦-

Por no defraudar a los que esperaban haber encontrado otra Madame Mutter, también Ana.  Y sin necesidad de dejar a Mozart, porque a nadie le amarga un dulce ni dos:

 

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Clasicismo y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s