Cadenzas (7) – Mendelssohn, Primer movimiento del Concierto para violín

Excluyendo las atípicas cadenzas con que Beethoven inicia su Concierto para piano nº 5, la del Primer movimiento del Concierto para violín de Mendelssohn sería la primera en haber sido impuesta por el compositor y no dejada al criterio del intérprete. Además, con escasas excepciones entre las que se incluyen también esas mismas de Beethoven, las cadenzas se hallaban al final del movimiento hasta que Mendelssohn situó ésta antes de la recapitulación y la coda final del Allegro molto appasionatto de su romántico Concierto para violín y otros compositores como Sibelius y Tchaikovsky siguieron su ejemplo.

Pero lo que hace inolvidable esta cadenza es el espectacular y precioso recurso técnico de su final y cómo esos rapidísimos rebotes pasando de una cuerda a su vecina (“bariolage”) crean el telón de fondo sobre el que vuelve la orquesta con su breve recapitulación. Si quieren ver a un violinista gozando de la fiesta, no se pierdan este par de minutos del feliz Gil Shaham.

Aunque, ya puestos… (Y la propina, en 29:58, también es una gozada)

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Romanticismo y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s