Un cachorro de león

Marilyn Monroe, Arthur Miller, Isak Dinesen, Felicia Geffen, Carson McCullers y Jordan Massee

Isak Dinesen y Carson McCullers coinciden en 1961 en Norteamerica. Isak Dinesen realiza, estando ya muy enferma, una gira por varias universidades Americanas y Carson McCullers es su anfitriona en New York. Antes de viajar a su encuentro la escritora danesa le ha pedido un deseo: conocer a Marilyn Monroe, que en esos momentos está casada con el dramaturgo Arthur Miller. Carson McCuller organiza una cena en que las reune a las dos. Marilyn, acaba de terminar Con faldas y a lo loco, y su belleza está en su apogeo. Isak Dinesen, que tiene en ese instante 75 años, pesa poco más de treinta kilos y es delgada y frágil como una copa de champán, termina bailando con Marilyn encima de la mesa, ante la mirada divertida y asombrada del resto de los comensales. A Dinesen le encantó Carson McCullers y disfrutó conociendo a Arthur Miller, pero la verdadera impresión se la causó Marilyn. “No es que sea bonita –le diría luego a una amiga-, aunque por supuesto lo es de un modo casi inverosímil, sino que irradia al mismo tiempo una vitalidad sin límites y una especie de increíble inocencia. Me recordó a un cachorro de león que me trajeron en África mis criados nativos. No me quedaría con ella.”

Gustavo Martín Garzo – El cuarto de al lado

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Cine, Literatura y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s