Tesoros ocultos: Allegro final del Concierto para piano nº 13 de Mozart

Seguramente no todo en Mozart es genial, pero también a su música le sucede que la más famosa deja en segundo plano, sin escuchar o haciéndolo sin la atención debida, otra menos aplaudida pero no menos genial. Por ejemplo, el Concierto para piano nº 13, el primero de los que compuso para sus conciertos de abono en Viena, no se halla entre los más populares ni reconocidos, pero en su último movimiento, un vivaz Allegro en forma sonata rondó, Mozart intercaló por dos veces un emocionante adagio con material desechado de su idea inicial para el segundo movimiento (que acabó siendo un Andante), logrando un espectacular contraste en una pieza genial por su simetría (ABACABA), belleza, fuerza y originalidad:

Unas notas sobre el concierto, aquí.

Anuncios

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Clasicismo. Guarda el enlace permanente.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s