Repoblación forestal

La noticia de los terribles esfuerzos que se ven forzados a realizar los habitantes de Mauritania para oponerse al avance del desierto. La arena, fina como los polvos de talco, es arrastrada por el viento y un mínimo de diez kilómetros al año de terreno antes fértil es devorado por esas dunas móviles, a las que sólo cabe detener levantando barreras naturales de vegetación. También la tarea del artista es esa, repoblar el mundo. No es verdad que poemas, películas y canciones no sirvan para nada. Iguales a los matorrales que plantan los mauritanos ante las ávidas dunas, se oponen a la desertización de la vida.

Gustavo Martín Garzo – El cuarto de al lado

Pero no hay regla sin excepción:

 

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Literatura y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s