Migas de Proust (30)

Lo que habría que hacer es seguir el cami­no inverso, demostrar sin orgullo que se tienen buenos sen­timientos, en lugar de ocultarlos tanto.

Eran otros tiempos…

…pero hay que leer todo el párrafo:

…en esos momentos breves, pero inevitables, en que detestamos a una persona a la que amamos -esos mo­mentos que a veces duran toda la vida con las personas que no amamos- no queremos parecer buenos para que no nos compadezcan, sino, a la vez, lo más malos y lo más dichosos posible para que nuestra felicidad sea verdaderamente odio­sa y ulcere el alma del enemigo ocasional o permanente. ¡Ante cuántas personas me he calumniado yo falsamente, sólo para que mis «éxitos» les pareciesen más inmorales y les diesen más rabia! Lo que habría que hacer es seguir el cami­no inverso, demostrar sin orgullo que se tienen buenos sen­timientos, en lugar de ocultarlos tanto.

 

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Literatura y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s