El canto de las sirenas (LIX) – La virilidad sin imposturas de Beethoven

 La extraordinaria “virilidad” de la música de Beethoven, especialmente en el gran periodo medio en que se impone su estilo heroico, es quizás el mayor obstaculo en su actual recepción y comprension. Pero en Beethoven todo es autentico. Quizás ese carácter, ese éthos es, en todo caso, el que, sin mengua alguna de su valía y grandeza, lo distancia bastante de las inclinaciones de nuestro tiempo y de muchas de sus peculiares “debilidades” (que mejor congenian con cierto tono cínicamente escéptico y descreído, pero festivo al modo rococó, que con el vigor heroico y marcial del Beethoven de ese periodo medio).

Ludwig van Beethoven, capaz de engendrar un personaje operístico de estilo heroico como Leonora, se exasperaba por la amoralidad y el cinismo que desprendían las operas festivas de Mozart, y sobre todo una que condenaba sin remisión por su falta de “valores morales”: Cosí fan tutte. Una ópera que todo el siglo romántico abundo en una condena unánime. En nuestra época de la procesión de mascaras, o del carnaval filosófico, o de la alergia a todo Gran Relato, aparece algo excesivamente imponente ese estilo de Beethoven (por lo demás tan autentico). Ese estilo en el que resaltan los valores y las virtudes de una revolución que fue clásica y romántica, y que tuvo en Napoleón Bonaparte su señuelo y su piedra de escándalo. Un estilo que alcanza su perfecta adecuación de forma y esencia en ese gran monumento que es la sinfonía Heroica, en especial su primer movimiento,

y que tiene por grandes hitos el concierto Emperador,

la Quinta sinfonía en do menor,

las oberturas Egmont

 y Coriolano

y la opera Fidelio,  cuya figura femenina, la gran heroína Leonora, dispuesta a sacrificar su vida para salvar a su esposo Florestán y que en toda la obra aparece, de forma reveladora, en indumentaria masculina (…) constituye el paradigma mismo de ese estilo heroico y viril de grandes virtudes propias de aquel comienzo de siglo postilustrado y revolucionario que Ludwig van Beethoven inauguró.

Aunque no solo de virilidad vive el heroísmo:

___________________________________________________________________________________________
Todo lo que en estas páginas aparece en este color verde, son extractos del libro El canto de las Sirenas de Eugenio Trías; en negro están los ajustes gramaticales, lo resumido y todo lo que proviene de su texto. Y en este azul, lo añadido, comentarios propios y definiciones o explicaciones de terceros, generalmente de la wikipedia.

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en El canto de las sirenas y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s