El retorno a la caverna

Trump dice en un tuit que quiere comprar Groenlandia y se ofende cuando Dinamarca se ríe del chiste. Boris Johnson apuesta por un Brexit salvaje y, de manera insólita, fuerza a la monarquía británica a suspender el Parlamento y así hacerlo inevitable. Esta es la nueva política: cruda, descarnada, ridícula, irresponsable y altamente peligrosa. A medio camino entre el espectáculo que distrae a un público irritado y una manera autoritaria, gore, de entender la política democrática. No son dos casos desgraciados, producto de la desdicha. Los votantes sabían por quien lo hacían -y por eso lo hacían-, y aunque bastante extremos, resultan políticos bastante representativos de las formas institucionales que se están imponiendo en todas partes con esta mezcla de ideología de “derecha desacomplejada” y de formas populistas.

Porque el populismo no es en realidad una ideología política, es más bien una “lógica de acción política”, tal y como lo definió uno de sus principales teóricos. No tiene ni un preciso ni un único contenido ideológico o doctrinal, sino que se define como un estilo de acción y por el uso de determinadas formas retóricas con el objetivo de hacerse con la “hegemonía”. Por eso mismo hay populismos situados en todo el arco ideológico. Claramente hay populismos, especialmente los latinoamericanos, que se han conformado como una alternativa de izquierdas frente a las tradicionales, mientras que en Europa el populismo predomina más bien en la geometría política del campo conservador, oscilando entre la derecha más o menos liberal y la derecha más extrema. El populismo combina un estilo político con un estado de ánimo. De hecho, “populismo” es un término que ya aparece en Herder, para definir la pertenencia a un grupo, lo que implica una subordinación del intelecto a la intuición nacionalista. Sentido de pertenencia que el filósofo alemán no entiende de manera pasiva, sino de cooperación activa para la conquista de las propias metas del grupo. Para este pensador, ser miembro de un grupo significa pensar y actuar de una manera concreta, a la luz de metas, valores y representaciones particulares del mundo. Es pensar de una determinada manera, lo que te hace pertenecer al grupo.

Los populismos reclaman la recuperación de una comunidad social y cultural, generalmente de carácter interclasista, que se ha deteriorado por procesos globales de cambio social que han provocado una desestructuración empobrecedora, ya sea la globalización, la desindustrialización, las migraciones… Se reclama una reacción urgente y masiva ante un proceso que se cree, rápido, disolutivo y orquestado por las élites dominantes en pro de sus intereses económicos, políticos y sociales. En muchas de sus acepciones, la nacionalista por supuesto, se pretende la vuelta a un pasado idealizado y un predominio de los valores de la comunidad natural. La simplificación resulta siempre una de sus bases fundamentales. Simplificación en relación a la configuración del “pueblo” y sus enemigos, así como en sus propuestas políticas concretas. La retórica contundente y simple parece dar respuesta completa a las contradicciones que se afirma querer superar. De hecho, la consecución de la “hegemonía” se utiliza como sinónimo del triunfo de la “causa”. Por lo tanto, la emocionalidad envuelve la obstinación y desborda cualquier racionalización. Rabia e indignación como sentimientos primarios que crean comunidad, combinadas con entusiasmo y esperanza puestas al servicio de un movimiento emancipador y respecto de aquellos líderes que la encarnan. Repugnancia por el otro y sentimentalidad casi ingenua hacia el “nosotros”.

La democracia liberal y el mismo concepto de tolerancia son puestos en cuestión por la mayoría de movimientos populistas. La democracia es un instrumento formal para evidenciar hegemonías, desnudando a esta de sus mecanismos intermedios y de la deliberación como base de configuración de consensos. Una concepción de la democracia vaciada de política. Se trata, a través de los comicios, de evidenciar victorias y formalizar derrotas, convirtiendo todo proceso electoral en un plebiscito en el que se manifiesta la voluntad de un pueblo en forma de mandato. No es una cuestión de actuar y promover los valores y la cultura democrática, de aceptación de la diferencia, sino de utilizar los sistemas democráticos para ocupar las instituciones y actuar a la luz del mandato recibido, con tics netamente totalitarios. La negación del “otro” va siempre acompañada de responsabilizarlo, en tanto que enemigo, como el causante de los males y frustraciones que se puedan sufrir.

Josep Burgaya

Anuncios

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Sociedad. Guarda el enlace permanente.

12 respuestas a El retorno a la caverna

  1. mbo dijo:

    publicidad

    MEDIA: 4VOTOS: 4 EMAIL IMPRIMIR A+a-
    Narcís Serra, a su llegada a la Audiencia de Barcelona. / EFE
    Narcís Serra, a su llegada a la Audiencia de Barcelona. / EFE
    MÁS INFORMACIÓN

    Narcís Serra niega que existieran “sueldos escandalosos” en CatalunyaCaixa
    La Audiencia de Barcelona rebaja a 2,56 millones la fianza a la excúpula de CatalunyaCaixa
    El número dos CatalunyaCaixa niega ahora que estuviera en la votación en la que se le subió el sueldo
    La Fiscalía rebaja a tres años la petición de cárcel para Narcís Serra y Adolf Todó
    Serra defiende que la subida de sueldos en Caixa Catalunya fue legal y no causó perjuicio
    BARCELONA 13/02/2019 07:52 Actualizado: 13/02/2019 10:24 MARC FONT @marcfontribas
    Surgida en julio de 2010 de la fusión de las antiguas cajas de Catalunya, Manresa y Tarragona, Catalunya Caixa desapareció formalmente en 2016, dos años después de ser engullida por el BBVA y cuando habían pasado cuatro desde que fue rescatada totalmente por el Estado. La entidad nació marcada por los excesos de las tres antiguas cajas de ahorros. Como tantas otras, habían protagonizado una acelerada apuesta por el ladrillo que con el estallido de la burbuja lastró sus cuentas y fue uno de los orígenes de un enorme agujero económico.

    Este martes, Catalunya Caixa ha vuelto a los titulares por la absolución de Narcís Serra, Adolf Todó y el resto de la cúpula de la entidad de un posible delito de administración desleal por los incrementos salariales que se aprobaron durante el 2010. El de los sobresueldos, sin embargo, sólo es uno de los escándalos protagonizado por una entidad el rescate de la cual costó 12.000 millones de euros públicos, fruto de una pésima gestión por la que hasta la fecha nadie ha pagado ninguna responsabilidad.

    Incrementos salariales en pleno hundimiento
    La Audiencia de Barcelona ha decidido absolver a los 41 miembros del consejo de administración de Catalunya Caixa de los posibles delitos de administración desleal y apropiación indebida por la decisión de subirse los sueldos en un contexto adverso. Los dirigentes más destacados en la causa eran Narcís Serra, ex alcalde socialista de Barcelona, ex vicepresidente del Gobierno español y presidente de Caixa Catalunya entre 2005 y 2010; Adolf Todó, que se incorporó a la entidad en 2008 como director general proveniente de Caixa de Manresa; y Jaume Massana, que ejercía de director general adjunto.

    Según la sentencia, “no hay comportamiento delictivo ni en los aumentos de sueldo ni en el proceso que llevó a su aprobación”. La Audiencia añade que “a pesar de hacerlo en un contexto general de crisis económica aguda y en una particular situación de debilidad de la caja, [los hechos] no presentan carácter delictivo”.

    Ahora bien, aunque para la justicia los hechos no constituyan delito, éticamente sí que pueden ser cuestionados. Los números ya no salían en una entidad que había iniciado un proceso de recorte de plantilla a raíz de las fusiones de las tres cajas preexistentes. Todó se había incorporado a Caixa Catalunya con un sueldo de 600.000 euros anuales, al que había que añadir una parte variable equivalente al 35% de esta cantidad si lograba determinados objetivos.

    Tras los incrementos de enero y octubre de 2010, el sueldo fijo de Todó se elevó hasta los 812.000 euros y la parte variable había ascendido del 35% al 50%. En el caso de Massana, el salario se situó en 610.000 euros, mientras que el variable era del 45% respecto a esa cantidad. Serra, por su parte, pasó de cobrar dietas a tener un salario de 175.000 euros anuales a partir de 2007.

    En 2013, Todó y Massana fueron despedidos sin indemnización de una entidad que habían llevado a la quiebra y al rescate público, pero en 2016 el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya sentenció que cada uno de ellos debía recibir 600.000 euros por despido improcedente.

    Un agujero de 720 millones por ruinosas operaciones inmobiliarias
    El caso de los sobresueldos no es el único escándalo de Catalunya Caixa que ha llegado a los tribunales. De hecho, Serra y Todó, entre otros antiguos directivos de la entidad, fueron imputados por la Audiencia Nacional por el agujero de 720 millones de euros que generaron a través de ruinosas operaciones inmobiliarias. Actualmente, sin embargo, la Audiencia sólo mantiene a cinco imputados en este caso, entre los que está Serra, el ex director general José María Loza, pero no Todó. El grueso de las operaciones datan de la época de Caixa Catalunya y según la Fiscalía se habrían cometido “notables irregularidades” en decenas de promociones.

    La denuncia argumenta que la caja avaló “la mayoría” de las operaciones analizadas “confiando en la palabra” de los socios en la inversión, “sin informes previos externos independientes al proyecto” y sin llevar a cabo “análisis exhaustivos de aspectos como la solvencia y capacidad de los asociados”.

    Tampoco se habrían hecho informes jurídicos sobre los contratos de las operaciones. La Fiscalía añade que casi todas las operaciones analizadas requerían superar trámites urbanísticos “ineludibles” y de “resolución incierta” antes de poder construir las viviendas. Como ejemplo del carácter altamente especulativo y de riesgo de las operaciones, la Fiscalía apunta que en algunos casos se adquirieron terrenos no urbanizables o, incluso, declarados de especial interés.

    Un rescate que costó casi 12.000 millones públicos
    Junto con Bankia, Catalunya Caixa es la entidad financiera de España que se benefició de un mayor rescate con dinero público. En concreto, obtuvo en varias tandas más de 12.000 millones de euros, que se han perdido casi en su totalidad. La primera inyección llegó en julio de 2010, coincidiendo con la fusión de las antiguas cajas de Catalunya, Manresa y Tarragona: 1.250 millones. En ese momento, el consejo de administración estaba en plena vorágine de aprobar incrementos salariales a los principales directivos de la caja.

    En septiembre del 2011, el FROB -el instrumento del Gobierno para rescatar a la banca- se convirtió en el máximo accionista de la entidad, con el 90% del capital, después de abonar 1.350 millones más. El tercero, y definitivo, paquete llegaría en 2012, con 9.400 millones más. Del total, el Estado sólo ha recuperado 216 millones por la venta de Catalunya Caixa al BBVA, es decir, menos del 2% de lo que había aportado.

    Generosas dietas a políticos
    Según reveló el digital Crític, entre 2004 y 2010 Catalunya Caixa abonó más de 6,2 millones de euros en dietas a sus consejeros, una parte de los cuales eran cargos políticos vinculados al PSC o a CiU. El más destacado, de nuevo, fue Narcís Serra, quién además del sueldo de 175.000 euros que tenía desde el 2007 cobró 572.000 euros en dietas durante estos siete años. Otros cargos de partidos que obtuvieron jugosas dietas fueron los socialistas Joan Echániz (435.000) y Josep Burgaya (199.000) o los convergentes Estanis Felip (213.000) y Francesc Iglesias (166.000).

  2. lluisemili dijo:

    Son todos los que están pero no están, ni se les espera, todos los que son.
    Y es vicio arraigado, tristemente, en la ancha casa

    • José Luis dijo:

      A punto estuve de añadir el dicho original en la respuesta a mbo, pero me pareció innecesario. Tu variación me ha hecho trabajar, como era habitual. Y como no puedes decir que son populistas todos los ladrones ni ladrones todos los populistas, tras largas cavilaciones, deduzco que te refieres a las dianas, los rubios y amarillos de la cabecera, echando en falta a los líderes de los partidos centrales del país.

      Más de un vicio arraigado tendré, no todos desgraciados. Uno era no rozar la política en este blog, algo que abandoné, como sabes bien, cuando parecía una frivolidad callarse y el estómago me dolía de tanta mentira, la habitual de los populismos, la que ha abrazado el independentismo catalán y la que practica sistemáticamente el actual líder de los socialistas, que, si mal no recuerdo, son los únicos que han sido criticados aquí. De forma que, efectivamente, no esperes que entre en otro terreno distinto del populismo, especialmente el adoptado por el independentismo catalán, tan certeramente descrito en este artículo.

      Si no ibas por ahí, espero que me orientes. Me ha alegrado volverte a oír. Espero que estéis bien.

  3. mbo dijo:

    Josep Burgaya, gran amigo y cómplice de Narcís Serra. «Catalanes majos» del PSC al servicio de Borbonia. Estómagos agradecidos, como Izeta, Zaragoza, Borrell, Boadella, etc. que nunca aceptarán ser calificados de nacionalistas, tan internacionalistas que son ellos, y de izquierdas, y progresistas y «al servicio de las clases. trabajadoras».

  4. mbo dijo:

    El PPSOE, el gran fraude … y siguen hablando desde el púlpito.

    ‘Todo es mentira’ ha entrevistado a a Emilio Rodríguez Menéndez, acusado de difundir un vídeo de contenido sexual que atentaba contra la intimidad del director de El Mundo, Pedro J. Ramírez. “El señor Rafael Vera fue una persona utilizada en esta operación porque la orden venía directamente del señor Felipe González y del señor Rubalcaba. Jamás se propuso la distribución al periódico Ya porque a la una de la tarde hubiera sido secuestrado. Se hicieron 50.000 copias que fueron remitidas no solo a la señora Ruíz de la Prada, también a sus padres, a altos cargos bancarios y al arzobispado. Se pretendía que cesara como director del Mundo, algo que estuvo a punto de conseguirse”, ha contado el abogado.

    • José Luis dijo:

      Más de lo mismo. El “y tu más” no es un gran argumento, y aquí está totalmente fuera de lugar. Porque la verdad es la verdad, la diga Agamenón o su porquero, por más sucio o corrupto que sea. O, si lo prefieres, pon mi firma al pie de ese artículo (que aplaudo con las orejas), y replica, si quieres, con algo que no sea una descalificación del firmante, que en este caso tendrás que inventarte.

  5. mbo dijo:

    si hoy, 11 de setiembre, hubieras estado en Barcelona entenderías u. poco más lo que está sucediento en Cataluña.
    Que confuso se ve todo desde la distancia, verdad? , sobretodo con la ayuda impagable de la prensa de Madrid, tan crrcana a Guidó, por cierto, el nuevo mesías de Venezuela.

    • José Luis dijo:

      Naturalmente, los 64 que he vivido en Barcelona no valen para nada, naturalmente la distancia crea confusión sólo a los de un lado, naturalmente la prensa solo come el coco a los de un lado, y solo ellos y todos ellos opinan a su dictado. Pero eso sí: la proximidad con Guido me parece un elemento clave para despejar la confusión.

      Mira, mbo, si yo estuviese a tu lado en este, digamos, debate, te pediría que te callases y dejases de ponernos en evidencia. Desde el otro ya te lo he pedido, pero haz lo que quieras.

    • Josep Olivé dijo:

      Pues yo hay dias que lo que pasa en Cataluña me gustaria verlo de muy lejos.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s