Maria Callas, Miserere

...preda non sia 
dell'infernal soggiorno! 

LEONORA 
Quel suon, 
quelle preci solenni,
funeste, empiron quest'aere 
di cupo terror!... 
Contende l'ambascia, 
che tutta m'investe,
al labbro il respiro, 
i palpiti al cor!

MANRICO 
Ah, che la morte ognora 
è tarda nel venir 
a chi desia morir!...
Addio, Leonora! 

LEONORA 
Oh ciel!... sento mancarmi! 

VOCI 
Miserere d'un'alma già vicina 
alla partenza che non ha ritorno!... 
...presa no sea,
de la infernal estancia.

LEONOR
Ese tañido,  
esas preces solemnes, 
funestas, llenaron la atmósfera 
de sombrío terror!...
Debo contener la angustia, 
que por entero me domina,
del labio la respiración, 
del corazón la palpitación.

MANRIQUE 
Ah, siempre la muerte
se retrasa en venir...
Al que desea morir!...
¡Adiós, Leonor!

LEONOR
¡Oh, cielo!... Las fuerzas me faltan.

VOCES 
Misericordia para un alma ya cercana
a la partida que no tiene retorno!...

Fue un golpe devastador, porque confiaba totalmente en él. Ella le adoraba y quería ser su esposa, y no podía entender como alguien era capaz de decepcionarla tanto. Jamás se recuperó. Nunca habló mal de Jackie Kennedy. Nunca. Decía solo que no la conocía y no podía juzgarla. Pero estaba furiosa con Onassis. Un día me dijo: “No puedo comprender que me haga esto después de tantos años juntos y sabiendo lo que le amaba. Y no comprendo que me decepcione así después de hacerme creer que siempre estaría conmigo” Y creo que esto le hizo un daño terrible, más de lo que nadie puede imaginar.

LEONORA 
Sull'orrida torre, ah!
Par che la morte con ali di tenebre
librando si va! 
Ahi! forse dischiuse gli fian queste
porte sol quando cadaver 
già freddo sarà! 

MANRICO 
(dalla torre) 
Sconto col sangue mio 
l'amor che posi in te!... 
Non ti scordar di me! 
Leonora, addio! 
LEONOR
Sobre la hórrida torre, ¡ay!, 
parece que la muerte 
con las alas tenebrosas 
cerniéndose está.
¡Ah! quizá abierta le sea esa puerta
sólo cuando cadáver ya frío sea.

MANRIQUE 
(desde la torre)
Pago con mi sangre
el amor que puse en ti...
¡No te olvides de mí! 
¡Leonor, adiós!

No parece probable que nunca nadie la supere ni que este Miserere de Il Trovatore, tan oportunamente asociado a su propia tragedia en el documental de Tony Palmer, pueda generar tanta emoción. Han pasado 42 años y no la olvidamos.

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Opera y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Maria Callas, Miserere

  1. José Olivé dijo:

    Impresionante miserere de Il Trovatore. Y digno de un gran libreto la vida de Callas en sus últimos años. Si existiera en nuestra época un Verdi o un Puccini hacia de ese libreto un operón mayúsculo!

  2. Josep Olivé dijo:

    Josep, Josep…No quiero causar nuevas embestidas en un post que trata de música… 🙂

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s